POSICIONES FIJaS

Fíjense bien en una cosa: las minúsculas pueden ocupar cualquier lugar en una frase (excepto el encabezado) mientras que las mayúsculas tienen un único puesto que ocupar, donde pasan su vida entera, sin concebir siquiera que pudieran disfrutarla desde otra posición.

Las minúsculas, en cambio, quién sabe si por falta de valores, por vapuleadas o por puro y simple espíritu lúdico, van de una palabra a otra sin distinción, probando si aquí se está más calentito o si da más risa en la frase final.
Las mayúsculas las observan con condescendencia, pensando "Pobrecitas, si es que no dan para más."