RIDÍCULA aLEGRÍA

Cuando una minúscula festeja alguna de sus pequeñeces (un dibujo que le ha salido bien, una tarta de chocolate o el beso de una vírgula) empieza a saltar y bailar, presa de la alegría más ridícula. Puede ocurrir que, contagiadas, otras minúsculas se unan a ella, convirtiendo la celebración en una gran fiesta improvisada cuyos motivos nadie conoce muy bien.

Pero, acabado el festejo, siempre quedará una minúscula (la más boba) que bailará a solas más de lo conveniente y más de lo decoroso, arrebatada por el mismo placer de festejar. Y cuando la pobre loca al fin despierte de su arrebato, las demás letras ya estarán peinadas y serias, como mayúsculas que son (o les gustaría ser). Entonces a la boba sólo le queda bajar la mirada y retirarse avergonzada, al final del renglón, sabiendo que ya nadie la tomará en serio jamás.

 

8 comentarios:

  1. Pero seguro esa es la que mejor se lo ha pasado, de qué sentir vergüenza entonces..
    saludos ,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, pero qué bochorno, Ico, qué bochorno. Luego a ver con qué cara vuelve a escribir en textos sesudos y serios.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Si es por una cuestión de persistir en el festejo, humm, no sé si es la más boba o la más inteligente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La más boba, te lo digo yo. Porque los festejos no sirven de nada, lo importante es ser bien considerada y valorada para, más adelante, poder mayusculizarse.

      Un beso

      Eliminar
  3. Mmmmm.... me parece que en el fondo,fondo, las otras minúsculas le tendrán un poquito -o mucho- de envidia...pero se harán las dignas.
    Besos.Lenteja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo puede que sí. ¿A quién no le gustaría soltarse la minúscula melena? Pero, tal como dices, la dignidad es la dignidad y, una vez perdida, a ver quién la recupera.

      Un beso

      Eliminar
  4. Mejor ser una minúscula boba que una mayúscula amargada, eiii a festejar la alegría sin ninguna vergüenza tu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, Rosana, este modo de conducirse no lleva a ninguna parte. Date cuenta que la mayusculez tiene sus ventajas. ¿Qué más da si la alegría no es una de estas ventajas? Lo importante es la posición que se ocupa en el texto. Tú verás si quieres estar al principio de la frase o al final del renglón.

      Un beso

      Eliminar