RECORTES Y aUSTERIDAD

Ahora dicen mis letritas que sobran mayúsculas, que para qué tantas, que con una por párrafo basta y sobra.  y se niegan a admitirlas en mis textos (sobretodo a las de los nombres propios que, según ellas, han sido mayusculizadas a dedo).

Cualquiera le lleva la contraria a una minúscula. sólo con pensar en las pataletas, con llantos y mocos incluidos, se me quitan las ganas de intentarlo siquiera. a partir de ahora, una por párrafo y chitón. 

Así andamos, con recortes y austeridad de mayúsculas.