FALTA DE ORGaNIZACIÓN

Últimamente leo textos tan irracionales y absurdos, que me cuesta creer lo que mis ojos ven. Y sobre la página, veo a esas minúsculas firmes, alineadas y quietas, participando con su inmovilidad del abominable texto. 

 ¿De qué sirve ser mayoría si no van a moverse de ahí? ¿De qué les sirve protestar por lo bajini si van a seguir en la fila? 

Las minúsculas pecan de falta de organización. Y también de minusculez. O tal vez estén esparando que llegue otra mayúscula con distinto collar para acatar sus directrices.