CaMBIO DE HORA


A las minúsculas también les afectan nuestros cambios de hora y se ponen de bastante mal humor cuando esto sucede: las pobres son leídas (¡e incluso escritas!) a horas intempestivas, aun despeinadas y sin acordarse siquiera de si son vocal o consonante.
Las pequeñas no entienden el concepto. "¿En qué se ahorra?" -preguntan las bobas. Creen ellas que la gente va a seguir poniendo el mismo número de lavadoras o cafeteras y las maquinarias de las empresas van a gastar el mismo número de horas de electricidad.

Las mayúsculas, en cambio, acatan. Así son las cosas y así han de ser, lo dictan las reglas. Repiten lo oido: hay que ahorrar. 
Se ahorra en iluminación, afirman. 

Será en tantos y tantos lugares de trabajo que gozan de luz natural...

10 comentarios:

  1. ¡estas minúsculas en cuanto te descuidas te muestran cuan pocas luces gastan, ilusas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pocas, poquísimas luces las de las minúsculas.
      Un beso

      Eliminar
  2. Esta minúscula es tan boba que con sólo cambiar el reloj ya no se da cuenta de que ha habido un cambio... hasta que tiene que encender las luces a horas que antes no lo hacía :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Total, que la minúscula de la que hablas, ahorrar, ahorra poca energía con el cambio de hora.

      Eliminar
  3. El cambio de hora es y será uno de esos misterios insondables que las mayúsculas aceptan y las minúsculas no comprenden, pero que se repite cíclicamente como si formara parte de la naturaleza, como las estaciones, cuando todos sabemos que no es verdad. Y por eso yo estoy ahora mismo, a las siete de la mañana, escribiendo con la luz encendida... para ahorrar, claro, claro...cuando la semana pasada a estas horas ya lo hacía con luz natural.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Mercedes, tú ahorras un montón. Y a la naturaleza no pertencen estos cambios, te lo digo yo desde mi naturaleza.

      Eliminar
  4. Por mi podían dejar este horario de verano siempre. Enciendo las luces de mi casa mucho más tarde por la noche y por la mañana uso las mismas que en invierno. Más horas de luz, más felicidad, ¡o eso dicen!

    Supongo que todo depende de los hábitos, habrá a quien le guste más este horario y a quién le guste más el otro. Por mis hábitos me gusta más este.

    Misterios estos del cambio de hora...yo sigo sin verle pies ni cabeza a eso que dicen del ahorro pero en fin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues por mí podría dejarlo todo el año a mitad camino y así poder tener tranquilo mi ritmo vital.

      Eliminar
  5. Pues a mí, qué quieres que te diga, me encanta lo del cambio de hora, aunque sólo sea por la cantidad de horas de luz que tiene el día. Y por el juego que me da en clase para intentar que capten el asunto del GM+1.
    A veces, sólo a veces, las mayúsculas tienen alguna buena idea que otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para mí es mejor el otro cambio, se ajusta más a mi naturaleza. Pero lo dicho, que lo dejen a mitad camino todo el año y listo.

      Eliminar