REFORMaDAS

Estoy segura de que os ha pasado alguna vez: al releer un libro al cabo de los años, las minúsculas os han parecido más chiquititas que la primera vez. Sin duda habréis pensado que son cosas de la edad, que estáis perdiendo la vista, que pronto llevaréis gafas, etc.

No os preocupéis, no les pasa nada a vuestros ojos. Lo que ocurre es que, de tanto en tanto, las mayúsculas no tienen suficiente con su mayusculez consabida y, como ellas no pueden crecer más, redactan reformas y  decretos (de aplicación inmediata) para empequeñecer a las bobas.

Y como son las letras capitales las que encabezan las frases, a las minúsculas no les queda más remedio que acatar o cambiar de contexto, pues por mayoría que sean, está visto que no pintan nada. Y se vuelven cada vez más chiquititas y más insignificantes.

8 comentarios:

  1. Del todo cierto. Qué bien conoces a las minúsculas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dintel, vivo con una de ellas, desde siempre. ¿Cómo no las voy a conocer?

      Eliminar
  2. Sí, sí, pero luego resulta que es en la letra pequeña donde se esconde lo más importante...!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero tanto da lo que diga la letra pequeña: nadie la lee ¿no?

      Eliminar
  3. Lo que me pone de los nervios es precisamente eso, que siendo muchas más, y con más peso específico (qué bien lo has dicho, Mercedes), nos dejemos comer el hato de esta manera. Es en estos momentos cuando me siento más minúscula, en la peor de sus acepciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí la cuestión es quién encabeza las frases, los capítulos y los libros. Las minúsculas no encabezan nada, por lo tanto, no tienen permiso para decidir.

      Eliminar
    2. Ahí l'has dao, aMI. En sin embargo, la cuestión de los encabezamientos es subjetiva. Y sino, que le lo pregunten a Saramago. O quienes utilizan twiter. O a mí misma, cuando mando mensajes desde el móvil. Las mayúsculas son prescindibles, en este nuevo mundo globalizado. ¿Se habrán dado cuenta y por eso están tan rabiosas?

      Eliminar
    3. Acabas de descubrir algo importante, Mármara. Seguro que se han dado cuenta de que se las puede ignorar y por eso aprietan tan fuerte a las pequeñas. Sí, es eso.

      Eliminar