INDOMITaS

Hagan las reformas que hagan las mayúsculas, hay alguna que otra pequeñita que no asume su pequeñez. Por bien atadas que se las tenga, estas indómitas locuelas jamás dejarán de tramar su fuga hacia el monte o cualquier lugar donde hacer lo que le plazca, fuera de reglas y renglones.

"Yo no tengo amo", proclaman las muy bobas, con sus minúsculas vocecitas y la nariz bien arriba. Ignoran, pobrecillas, que se las puede aplastar hasta con la uña del dedo meñique de un bebé.


9 comentarios:

  1. Tal vez y es seguro que es así. No es que no asumen su pequeñez, es que ni siquiera se han dado cuenta que existen.

    Un saludo .
    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tal vez, como ellas no piensan, aquello de "Pienso, luego existo" no le toca.
      Un beso

      Eliminar
  2. También se puede tapar el Sol con un dedo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a las mayúsculas también se las puede tapar con un dedo. Pero no demos ideas.

      Eliminar
  3. Pequeñitas... pero matonas! Coincido plenamente con Mármara...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. matonas e irresponsables. La autoridad es la autoridad, hay que aceptarlo.

      Eliminar
  4. son demasiado prepotentes como para asumir su "minusculosidad". Me ha encantado, un abrazo fuerte.
    Sara M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si las minúsculas pueden ser prepotentes, lo de las indómitas es sólo que son algo salvajes y nunca han sido domesticadas.
      Gracias.

      Eliminar