PILTRAFILLaS

De vez en cuando una minúscula saca la naricilla de su renglón y dirige la palabra a una mayúscula, así, de tú a tú, como si no hubiera diferencias entre ellas. Y la muy boba propone juegos, bombardea a ideas, ofrece su blando corazón y sus ingenuas elucubraciones.

Una desfachatez que, sin duda las mayúsculas considerarán totalmente fuera de lugar. ¿Dónde se ha visto algo así? Hay que tener un orden y respetar el estatus, hay que ser de una élite o de otra, hay que venerar y no hay que sacar las patitas del lugar en el que una lleva escrita desde el principio de los tiempos. 

Piltrafillas, sin pedir permiso ni nada...

16 comentarios:

  1. Cómo lo entiendo.

    La Piltrafilla Mayor del Reino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis reverencias, Piltrafilla Mayor :)

      Eliminar
  2. si es que las mayúsculas son tan inseguras, pobrecillas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, siempre de parte de las minúsculas...

      Eliminar
  3. ¿Qué sería del mundo de los reglones si las mayúsculas no pusieran en su sitio a estas minusculillas? Qué buen hacer el suyo, qué mesura, qué contención, qué excelente lección! Mira, empiezo la semana con otro espíritu...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como sabes, me alegra mucho que tu postura sea siempre tan razonable, valorando el buen hacer de las letras capitales cómo es debido.

      Eliminar
  4. Me rindo!!!!!! No puedo dejarte mi comentario en tu blog creativo...! No hay manera...No me sale por ningún lado el botoncito de "publicar"!

    Decía que me ha encantado tu idea de la vaca que va a psiquiatra,y que me lo he pasado muy bien haciéndolo, aunque lo sigo viendo más como ejercicio psicoanalítico que creativo (lo siento, Woody Allen me marcó).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, solucionado el problema de comentarios.

      Eliminar
  5. No nos quejemos, señoras mias, pero lo tienen los puntos y seguidos, los puntos suspensivos, por no hablar de los puntos y aparte.

    ¡En fin! (suspiro)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los puntos son aparte. Aunque están escritos con la misma tinta, tienen comportamientos muy diferentes y, al igual que las vírgulas, tienden a arrimarse a las minúsculas.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? Es una desfachatez.

      Eliminar
  7. Seguro que las mayúsculas llevan abrigos de pieles y el pelo a media melena rubio ceniza, pendientes de perla y la nariz arrugada con mohín de disgusto...
    Besos.Lenteja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rubio con mechas, Lenteja. Y abrigos de piel de vírgula.

      Eliminar
  8. Me gusta la imagen de sacar la naricilla de su reglón. Y es que a una, aunque sea minúscula, también se le hinchan las narices de vez en cuando. Un abraç.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, Rosana, en ese caso la naricita se sale sola del rengñón, las minúsculas no tienen ninguna culpa, simplemente se les hinchan las narices y ya no caben en el renglón.
      Un beso

      Eliminar