MINORIaS

Habréis observado sin duda que los textos más saludables se componen de una mayoría de minúsculas y alguna que otra mayúscula de tanto en tanto. Así es y así debe ser, para un buen equilibrio y la conservación del contexto.

Lo que no se da jamás es la situación del revés, una mayoría de mayúsculas con alguna de las pequeñas aquí o allá. No existen los textos con pocas minúsculas, o son mayoría o no hay ninguna y esto se debe a su delicada y blanda hechura. Y a la necesidad de juntarse con otras pequeñas, tan bobas como lo son ellas, para cantar canciones y creer que todo el mundo es bueno. 
Sin estas ocupaciones no hay minúscula posible. Sin minúsculas con las que compartirlas, cualquier incauta que se haya adentrado en un texto en mayúsculas, o bien se mayusculizará, o perecerá sin dejar rastro.

10 comentarios:

  1. También sucede que muchas mayúsculas juntas son tan estridentes que no se soportan por mucho tiempo ;)

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es, esta es otra de las razones por las que los textos son como son.

      Eliminar
  2. ¡Córcholis, Penita, me has quitado la idea! Aunque yo, más que en estridencias, pensaba en egos del tamaño de catedrales (góticas) dándose mandobles para ver quién destaca más. Sea como sea, en efecto, es cuestión de equilibrio. Ahora que lo pienso, hay muchos centros de Educación Infantil que obligan (sí, obligan) a escribir en mayúsculas. ¡Santa Madonna, que futuro les espera a esas criaturas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mármara, no sabía de esos centros infantiles. Se ve que ya desde pequeñitos los quieren encauzar para saber apreciar y valorar a las letras en su justa medida.
      ¡Santa Madonna!

      Eliminar
  3. Es que en la minúscula está la fuerza, la ingente mayoría,la prolífera mayoría... Las mayúsculas sólo son piezas estratégicas de un tablero en negro, hacen presencia pero no esencia..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien tiene que hacer su papel también, si no fuera así ¿de qué hablarían los telediarios? ¿de plastidecor?

      Eliminar
  4. Las minúsculas, que son más listas que el hambre, salen pitando en cuanto se dan cuenta de que se han metido en un texto mayúsculo! Muy pocas perecen, créeme...
    (Por desgracia, también hay alguna que se mayusculiza, pero es una minoría! En fin, de todo tiene que haber en este mundo...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, la mayoría salen pitando, si es que han llegado a entrar en un contexto así, porque no es fácil entrar.

      Eliminar
  5. No hay quien aguante tanta mayúscula junta ;). A cuentagotas pueden ser útiles, pero demasiadas acaban por arrasar allá por donde pasan...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay más que ver los textos en mayúsculas, cansan a la vista y una sale de ahí con la sensación de haber sido vapuleada :(

      Eliminar