La DIERESIS

La diéresis se da cuando una minúscula no se conforma con una sola vírgula y decide permitir que otro de estos signos se le suba a la cabeza.

Bueno, seamos francos, no es una decisión propiamente dicha (mucho menos podría considerarse una decisión responsable), más bien ocurre que la minúscula con su blando corazón se enternece ante una vírgula desamparada y la acoge sin pensarlo ni un segundo.

Estas actitudes suelen traer problemas a las pequeñas. Ocurre muchas veces que las vírgulas desamparadas tienen complejo de Pit Bull y ay de la pobre minúscula enternecida. Ay de sus patitas presas en las fauces de la diminuta vírgula. Ay de su naricita, de su tripita, de sus cejas. Ay de su lacito hecho jirones, ay de sus noches blancas... Ay. 

Pero la pequeña ni piensa en esto cuando admira embobada el pelaje de su nueva vírgula ya más crecidita.

 -¡Tiene una i minúscula dibujada en el culito...! ¡es una señal! - concluirá la boba sin dudar.