INDÓMITaS

Aunque las minúsculas sienten adoración por los humanos, ocurre a veces que se sienten disconformes con la actuación de algunos. Ellas nos observan desde sus páginas y nos juzgan por sus baremos ridículos minúsculos.

Cuando así ocurre, las pequeñas se organizan en ejércitos epistolares de contenido lamentable, se ponen en plan Pepito Grillo y apelan a las conciencias. Y como no les gusta nada eso de enviar anónimos, firman con el nombre de su propio humano.
Jamás arreglan nada con estas epístolas, ninguna conciencia se remueve por ello, pero las bobas lo siguen haciendo como si el mundo dependiera de ellas.

Las mías envían cartas en mi nombre constantemente. Y a ver cómo explico que yo no he sido, que se me han rebelado las minúsculas, que es cosa de estas locas indómitas.


9 comentarios:

  1. Puede que las minus actúen en nuestro nombre sin que nos demos cuenta porque la candidez, inocencia y buena voluntad son atributos que nos poseen sin que nos demos cuenta y por eso no necesitamos explicar nada, ya que el que recibe una de estas cartas siente todo lo que se desprende de ellas y le llega al corazón. ¿O no? :)

    Bestiasss minúsculos

    ResponderEliminar
  2. Ya me las imagino, ya,
    liandose la manta a la cabeza
    y hala ahi alharacas, jeje.
    Banzai!

    ResponderEliminar
  3. Mira, ¿sabes lo que pasa? las mías te escriben este comentario a las tuyas:

    ¡tenemos que montar una fiesta juntas! ¡siiií!

    ResponderEliminar
  4. A la flauta, con las minus y yo que las quería tanto. Quien sabe en cuantos líos me han metido y yo sin saberlo....

    mariarosa

    ResponderEliminar
  5. ¿También se indignan las minúsculas?

    ResponderEliminar
  6. no me parece mal... en el fondo quiere decir que están muy vivas :)

    ResponderEliminar
  7. Luz, el que recibe una de estas cartas rara vez siente que se trata de minusculez y, aunque lo hiciera, no suele tener el mismo aprecio a las minúsculas que los lectores de este blog.
    Besssitos

    Dersony, así de salvajes son cuando se ponen en plan moralista, ya ves. Una locura adoptarlas, yo siempre lo digo.

    Miguel, por favor, mantén a tus minúsculas a raya, porque si fuera por ellas iríamos de fiesta en fiesta, y venga confeti y venga matasuegras. No es plan. No es serio.

    Mariarosa, al fin entras en razón con respecto a las pequeñas. A ver ¿nunca has enviado un escrito que luego ni has sabido explicarte por qué lo has hecho? Pues eran ellas, las bobas en plan revolucionario.
    Un beso

    Dintel, sí que se indignan. Y, lo peor, actúan en consecuencia.

    Pena Mexicana, desde fuera no parece mal el asunto, pero cuando te meten en líos ¿qué?
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Te voy a confesar algo: ya me he cambiado de nombre tres veces para evitar precisamente este tipo de engorrosos problemas...

    ResponderEliminar
  9. Mercedes, yo también cambié de nombre y apellidos. Y ni así.

    ResponderEliminar