ENREDaDAS

Si, a pesar de mi consejos, algún/a querido/a lector/a de este blog decide convivir con las minúsculas, si decide adoptarlas, llevarlas a casa y permitir que invadan el hogar con sus historias locas, al menos debería tener la precaución de mantener su casa limpia de telarañas.

Las pequeñas caen fácilmente atrapadas ahí. Son tan ingenuas estas letras, que no tardarán en quedarse pegadas a la red. De hecho suelen quedar atrapadas tanto en las telarañas, como en las bolas de algodón de azúcar o en cualquier otro tejido pegajoso; incluso me atrevo a afirmar que las bobas serían capaces de quedar enredadas con sus patitas de minúscula en cualquier tela, entretela o tejido que haya urdido alguien, sea este entramado pegajoso o no.

Una vez enredadas, las minúsculas se quedarán quietas ahí, con los ojos bien grandes, parpadeando, a la espera de que alguien les explique algo de lo ocurrido. Serán tontas...


11 comentarios:

  1. Hay que enseñar a gritar muy fuerte a las minúsculas: Socorro, ayuda...!!!! que den un grito si se encuentran atrapadas, porque por mucho que limpiemos siempre habrá una tela de araña escondida en un rincón inaccesible...Bss

    ResponderEliminar
  2. Pobrecillas... no puede ser que vivan amenazadas, alguna estrategia tendrán para salvarse, ¿no?

    besitos

    ResponderEliminar
  3. Aysss... ¿Qué mooonas!Si es que no lo puedo evitar: Me encantan...

    Son tan tiernecitas...

    Alguna tengo por aquí, y la dejo que campe a sus anchas, hasta les dejo saltar encima de Nana y del otro... jeje

    Muchos besitosss bestiales

    ResponderEliminar
  4. Rosana, de todos modos, aunque no griten, hay que despegarlas con cuidadito del telar donde hayan quedado atrapadas.
    Un beso

    Pena Mexicana, es complicado. Nunca se dejará de tejer en este mundo, así que siempre habrá trampas.
    Besitos

    Luz, por dentro de casa pueden andar sueltas sin problemas y campar a sus anchas, sólo estate pendiente de por donde anda por si te la han enredado en algún entramado.
    Besstiass besitosss

    ResponderEliminar
  5. ¡pero qué linda entrada que encontré! mis minúsculas bailan de alegría (no les leí esto de que son tontas, me da pena que se mortifiquen)

    ResponderEliminar
  6. De hecho, recuerdo haber encontrado una vez a una en mi algodón de azúcar...
    ¿En las telarañas? ¡Imposible! ¡En mi casa no hay! Vamos, con lo relimpia que soy, ejemmm...
    :-$

    ResponderEliminar
  7. Cal viva, sabrás que las minúsculas bailan de alegría por casi cualquier cosa. De ahí que sea poco recomendable la convivencia con ellas, no saben ni lo que es la seriedad o la compostura.

    Mercedes, espero que no te hayas tragado las minúsculas del algodón de azúcar :(

    ResponderEliminar
  8. ¡nos estás tratando a tus lectoras de sucias? ¿Cómo telarañas, en mi casa no las hay... o si... no se, voy a fijarme y te digo.

    Pobrecillas, e que son tan incentes las minusitas.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. pues me da que con tanto pelo de perro y gato y con tanta telaraña tendrían un grave problema de andar siempre buscándolas.. será por eso que a veces me faltan??

    ResponderEliminar
  10. Ay, leche, a ver si van a ser las minúsculas jugando las que hacen revolotear las pelusas del gato por el pasillo... yo que creía que eran las corrientes de aire y mi vaguería de no limpiar... Pues eso, que tengan vidilla... Besos. Lenteja

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, Mariarosa, nooooooo! Todas las lectoras de este blog son limpísimas. Pero seguro que tendréis algún tipo de tejido en casa ¿no? O, al menos, comerás algodón de azúcar...


    Ico, ten mucho cuidado con la aspiradora en ese caso, no vayas a cometer letricidio.

    Lenteja, cuando veas un pelusa recorrer el pasillo ¡son ellas! Tan sólo puede tratarse de la corriente cuando son toooodas las pelusillas que van en la misma dirección: las minúsculas no suelen organizarse así.
    Un beso

    ResponderEliminar