CONVENCIONES SOCIaLES

Cuando una minúscula se encuentra con una letra de otra página o incluso de otro libro, su curiosidad es tal que raya en el entusiasmo: ¿y de qué palabra vendrá? ¿será su texto cálido y hermoso, o más bien frío y distante? ¿es mullido el papel de su página; es blanco o color hueso?

La pequeña entusiasta puede así acribillar a preguntas a su interlocutora, cogerla de las manitas, reír sus bromas a carcajadas, darle unas vueltas por los aires, para después sentarse juntitas y suspirar de tanta felicidad.

Las mayúsculas no comparten estos ridículos entusiasmos. "¿A qué viene tanta alegría? ¿Qué querrá esta boba? ¿No me estará tirando los tejos?" -se preguntan. 
Estúpidas pequeñajas, siempre saltándose las convenciones sociales y dando lugar a toda clase de confusiones.

23 comentarios:

  1. Pero... ¿entonces a las Mayúsculas nunca les ilusiona un encuentro y conocer y simpatizar y querer a otra letra?

    ohhhh pobrecitas
    siempre obligadas a mantener su pose...

    No sé, pero intuyo que (nunca lo reconocerán, claro) envidian la libertad de entusiasmo y de ternura que tienen las minúsculas porque, al fin, eso es la felicidad.

    Un beso minúsculo pero entusiasta, señorita aminúsculA

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Almena, ilusiones aparte (que las tienen), las mayúsculas lo que saben es como contenerse y moderarse para no dar lugar a confusiones con sus entusiasmos.

    Que tengas buen y entusiasta domingo, señorita almenitA.

    ResponderEliminar
  3. ¡Estas pequeñas acribilladoras tan sencillas y felices ellas despiertan todo tipo de comentarios y hasta envidias que vienen con disfraces variados pero siempre en verde. ¿Como imaginar a una mayúscula cogida de la manita de otra? Si acaso tocando un hombro, el recato no permite más..

    ResponderEliminar
  4. Cereza, y aún es mucho lo de tocarse el hombro con recato, casos muy raros serían esos. Ese tipo de comportamientos sólo dan lugar a sospechas y habladurías, cosa que ninguna mayúscula permitirá jamás. Mejor guardar la distancia de seguridad.

    ResponderEliminar
  5. Dando un repaso, creo que soy una minúscula perdida, no sé si salí de un libro, de un anuncio por palabras o de una libreta escolar de algún niño despistado... ;)

    ResponderEliminar
  6. hay momentos en que pienso que todo debería ser MAYÚSCULA, tener su orden, su lógica y convencionalismo... pero me pueden las minúsculas, las letras diminutas e incluso, algo insignificantes que se escriben en un correo o se leen en un cartel o el adiós de alguien por sentirme tan pequeña...

    salud

    ResponderEliminar
  7. lo que descubre una de la sociedad mayuscula...

    ResponderEliminar
  8. Alejandra, es triste hacer este descubrimiento, porque es un destino tan irremediable... Sólo te queda asumirlo y escribir ahí, en minúscula, lo que tengas que escribir.

    Esilleviana, todo debería ser mayúscula, sí, aunque la verdad es que así no quedaría muy estético el texto.

    Bixitoluminoso, y lo que queda por descubrir... y lo que queda...

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que el entusiasmo es vida y la represión conduce al estancamiento y la parálisis.

    Y como la vida es dinámica, prefiero lo primero, piensen lo que piensen y eso que algunos cortes me han dado a lo largo del camino, pero es lo que hay ...

    Besitosss

    ResponderEliminar
  10. Luz, pero... pero... ¿cómo se te ocurre saltarte las normas así y mostrarte con el alma en la palma de la mano y no ponerte ni una máscara ni una barrera? ¿No ves que así descolocas a las pobres mayus?

    Besssitos y bessstias

    ResponderEliminar
  11. minúscula.. minúscula, siempre.. vivaces, siempre impulsiva y naturales..que enconsertadas y tristes parecen las mayúsculas..

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que las mayúsculas tienen demasiado humo en la cabeza, mientras las minúsculas, apenas si tiene un acento.

    saluditos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  13. Pero Ico, el corsé es lo correcto. Imagina que ahora nos diera a todos por desnudarnos (en todos los sentidos) y corretear así de vivaces...

    Mariarosa, es lo que tiene vivir en las alturas, que se te llena la cabeza de humo (el humo siempre va hacia arriba). Algún inconveniente tenía que tener ¿no?

    ResponderEliminar
  14. Pues, ¿sabes lo que te digo, aMI? Que cada día que pasa me encuentro más minúscula (por lo de los entusiasmos, efusiones, y eso), sobre todo desde que volví a las aulas y tengo mucho más trato con las minúsculas que con algunas mayúsculas (sobre todo con las pes de Profesoras y Profesores, y la "de" de Director). Y cuanto más minúscula me siento, más contenta estoy. Y que cuando me da por mayusculizarme, que me da, aveces, no disfruto ni la milésima parte y, a mayores, me aburro en clase.

    ResponderEliminar
  15. Mármara, la P y la D son letras complicadas y sofisticadas. Las J también. Hay que ser mayúscula para codearse con ellas. En cuanto a tu minusculización, lamentablemente son cosas de la edad. Bueno, por lo menos lo disfrutas, algo es algo.

    ResponderEliminar
  16. Hola,bello ,íntimo blog, preciosas letras,si te gusta la palabra en el tiempo, la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos cómplices...

    ResponderEliminar
  17. Pues ellas que se lo pierdan (las mayúsculas)... una vez que una comienza con el proceso de minusculización ya no hay vuelta atrás, eh?

    besitos

    ResponderEliminar
  18. Ayyy, Señor, Señor, no sé por qué pensarán eso las mayúsculas. Además, con esas ideas de tirar los tejos demuestran que hasta se están confundiendo de blog. Para expresiones como ésa deberían haber ido directamente a "De un trazo", y allí las habrían puesto en su sitio con alguna historia genial relacionada con la expresión en cuestión...

    ResponderEliminar
  19. Pues entonces, yo soy minúscula, pero minúscula perdida... Menos mal que somos legión... ( Aunque las que se creen que mandan son las otras, las grandotas, que se hacen las interesantes, pero no te creas nada... que sólo es apariencia....)
    Besos.Lenteja

    ResponderEliminar
  20. Qué mala es la altenería a veces. Qué bueno sería tener el saber estar del mayúscula en ciertas ocasiones y poder combinarlo con esos momentos de entusiasmo de la minúscula para dar color a la vida y perder la perpectiva :). Pero si hay que elegir... minúscula ;).

    ResponderEliminar
  21. Qué mala es la altanería a veces. Qué bueno sería tener el saber estar de la mayúscula en ciertas ocasiones y poder combinarlo con esos momentos de entusiasmo de la minúscula para dar color a la vida y no perder la perpectiva :). Pero si hay que elegir... minúscula ;).

    ResponderEliminar
  22. Las minúsculas siguen siendo niñas que disfrutan del presente. Con tus relatos Anca, nos haces volver a ese paraiso de la infancia, más soñado que vivido, Bssts

    ResponderEliminar
  23. Gracias, Don Vito :)

    Ojalá fuera como dices, Pena Mexicana. Pero ocurre que el proceso de minusculización, el verdadero, es lento y muy frágil. Bastan un par de billetes, o de halagos o de ascensos para que todo se vaya a la porra y las letras mayusculicen de nuevo. No es tan fácil, no. Tan sólo lo es para las minúsculas nacidas minúsculas y que no hayan sido bien domesticadas por un profesional.
    Un beso

    Mercedes, tomo nota de la expresión "tirar los tejos" para que, cuando las mayúsculas vayan al otro blog, puedan encontrar información de utilidad en el menor tiempo posible.

    Lenteja, sí, hay tantas minúsculas en cada página como lentejas en un plato. Ambas especies son legión, aunque las últimsa están más ricas (ñam, tu nombre me da hambre).
    Un beso

    Chocoadicta, eliges mal. Las minúsculas, como vengo diciendo, no llegan nunca a nada de provecho.
    Me alegra "verte" de nuevo.

    Lo que ocurre, Rosana, es que se meten en muchos líos estas pequeñas con sus entusiasmos. Igual que los niños. Luego, para desenredarlo todo, o viene una mayúscula con tijeras, o directamente se quedan liadas como están y ya no hay quien encuentre orden y seriedad en el libro.
    Gracias :)
    Un beso

    ResponderEliminar