ORDENaDAS

Dado mi exhaustivo y entregado trabajo como investigadora del orden social y cultural de las letras, ocurre con frecuencia que recibo toda clase de consultas al respecto, de forma más o menos anónima y más o menos privada. Y, cómo no, yo contesto a todas las consultas, consciente de mi misión, que obliga.

Es lo que me ha ocurrido recientemente. La pregunta recibida iba destinada a averiguar por qué el orden de las minúsculas es el que es y no otro. Por qué se lee primero a las minúscula de un lado de la palabra y no a la del lado opuesto. Por poner un ejemplo, por qué "res" y no "ser".

Bien, es una respuesta muy simple: porque sí. Nada impediría que pudieran ser leídas en otro orden, ninguna minúscula es más valiosa que otra, ni merecedora de prioridad por cualquier motivo, pero el haber nacido en un lado o el otro de la palabra (o incluso del libro) determinará su destino y el lugar que ocupa en el contexto. Ni hay mérito personal (mejor dicho "literal") en ello, ni hay elección consciente, ni mucho menos hay opción a decidir un destino diferente para sí misma.

Así pues, cada letra deberá ser leída en el lugar en el que ha sido escrita, tanto si esto le gusta, como si no. Sólo así el texto será legible y al gusto del (o de los) autor(es).


15 comentarios:

  1. Es lo que tiene ser minúscula. Que, o bien las obligas a quedarse en el sitio que les corresponde, o saltarán locuelas, jugarán al corro, escaparán al campo (como ya nos enseñaste), jugarán a ver quién llega antes... en fin, que no habría texto que pudiera soportar una lectura un poco coherente.

    De todos modos, no creas, las mayúsculas no lo tienen mucho mejor que ellas, ufffff siempre obligadas a ser las primeras... ¿te imaginas el estress y lo que puede cansar ese esfuerzo?

    Muy feliz domingo tengas usted, querida aminúsculA.
    Este abrazo

    ResponderEliminar
  2. Veamos, Almena, hay que obligarlas a quedarse en su sitio se todas todas. Ya se ha visto por los artículos anteriores a qué lleva dejar una minúscula a su libre albedrío. Un texto no es más que una alineación de letras con sus reglas (y renglones), no es concebible otra cosa.

    Muy feliz domingo para usted también, querida Almena

    ResponderEliminar
  3. Me he perdido en tu blog un rato. ¡Qué pasada! Hoy he estado en el Salón del Cómic, seguro que te hubiera gustado.

    ResponderEliminar
  4. Ociosa, como estoy, he abierto el primer libro que tenía a mano y les he dado permiso a las minúsculas para que hiciesen lo que les viniera en gana, que es lo que estoy haciendo yo este primer domingo vacacional, que es más domingo que otro cualquiera. Este es el resultado:
    "Das oños entas d mieror, amo pdri meeo em ontroge nau pqñ mealeetaa".
    Me he visto en la necesidad de explicarles los rudimentos de la Pedagogía Sistémica para que volvieran a su sitio. Y como, en realidad, son tan buenas, lo han vuelto a ocupar sin rechistar.
    Es lo que tienen, las minúsculas, que con buenas razones las pones donde quieres.

    ResponderEliminar
  5. Dintel, hablando de cómics ¿cómo siguieron tus pinitos en ese terreno?

    Mármara, me parece muy irresponsable por tu parte incitar a las pequeñas a hacer lo que les venga en gana, sin la supervisión de un profesional. Te lo tenía que decir, lo siento.
    Eso sí, confieso que al emplear el discurso sobre Pedagogía Sistémica como método intimidatorio, has estado sembrada. Las pobres habrán vuelto a su sitio achantaditas y sin entender ni papa.
    Disfruta de las vacaciones (por aquí todavía no han llegado, tardarán tres días más).

    ResponderEliminar
  6. "Porque sí.." Es una buena respuesta, pero si lo cambiamos un poquito? Qué por sí, o Sí porque... Sí, la verdad es que la cosa varía si se invierte o cambia el orden...

    Es cierto que no es lo mismo nacer en un lado o en otro, y no es lo mismo, supongo, nacer en El Don Juan Tenorio, que en una novela Julio Verne...

    De lo que deduzco que las minúsculas, es cierto, están sujetas a un destino y desde luego, se pueden rebelar un poquito e intentar dar sus propios pasos, aunque lectores y escritores se echen a temblar...

    En fin, cosas de la vida...

    Besitosss, ami

    ResponderEliminar
  7. Sí Luz, igual que cambian las cosas si se es considerado "res" o "ser". No es lo mismo, no. Y el orden de las cosas es el orden de las cosas, no podemos ir cambiándolo a nuestro antojo, faltaría más.

    Bessitos

    ResponderEliminar
  8. Entonces la vida de las pobres minúsculas es insulsa, sin más decisiones en su vida que escabar del libro en un parque... para acabar perdidas....

    ResponderEliminar
  9. Permítame, señora a minúscula, que discrepe un poquito.
    Desde mi tejado cercano al cielo paso mucho tiempo pensando, y eso me permite reconocer palabras bellas, palabras realmente igualitarias y solidarias, que valoran por igual a las letras estén en el lugar que estén, porque "a ser prosa, sorpresa".
    Por ejemplo, amar. ¿Hay algo más digno de amar que la rama de un árbol? ¿O algo más agradable de oír que el río? Y para nosotras, las gatas, ¿hay mejor sensación que notar un ratón?
    Lean, lean a un lado y otro, sin miedo: amar, rama; oír, río; notar, ratón. En fin, "reconocer: somos seres" y "se es o no se es", por eso puedo decir que "sé verle del revés".

    Atentamente,
    Gata Bru

    PD. Tía de Gata Fada

    ResponderEliminar
  10. Alejandra, así es como tiene que ser, no hay que escandalizarse por esto. ¿Qué sería de los libros si cada letra pudiera tomar sus propias decisiones?

    Gata Bru, discrepe usted cuanto desee. En este blog me tienen muy acostumbrada a las discrepancias, lamentablemente. No se reconoce mi labor aquí. Yo no hago más que argumentar la importancia de mayusculizarse y de mantener el orden de las cosas, pero mis (a pesar de todo) queridos lectores no hacen más que defender a las pequeñas y meterles en la cabeza extravagantes ideas sobre sus libartades.
    Discrepe, pues. Haga que las minúsculas se escapen de sus renglones, aliéntelas. Así, dentro de un tiempo acabarán todas en el monte dedicándose a hacer escenografías o lo que les venga en gana.

    Saludos respetuosos para usted y también para su sobrina.

    ResponderEliminar
  11. En las letras, como en la vida, el lugar donde naces condiciona sí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. En este humilde comentario, dispuesto con letras en una sola dirección, quiero dejar constancia que me apasionan las letras alienadas, desequilibradas y dementes, capaz de despertar emociones diferentes, por tanto, enhorabuena por este blog que conseguís ofrecer un delirio por las letras, palabras y significados.
    es que es jueves santo de pasión...

    un saludo

    ResponderEliminar
  13. Rosana, condiciona del todo. Sólo se puede dejar atrás ese lugar por decisión propia, de ahí la importancia de atar a las minúsculas, porque a más de una se le ocurriría decidir y ya tendríamos los libros liados. Un beso

    Esilleviana, jaja, ni menciones que sea jueves de pasión, como se enteren las pequeñas se pondrán como locas, algunas dibujando con fervor, otras besuqueándose... eso sí sería una alienación demente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Es justo y necesario. Y mejor no hacer ningún cambio de orden a estas alturas, por favor, que mi neurona no lo soportaría.

    ResponderEliminar
  15. Mercedes, al fin alguien que comprende la importancia de mantener el orden de las cosas!!!!

    ResponderEliminar