aDORACIÓN

Si habéis decidido llevar las minúsculas al campo, debéis tomar algunas precauciones que con el tiempo iré relatando aquí.
Una de estas precauciones consiste en asegurarse de que no habrá amapolas en el lugar elegido.

Las minúsculas sienten purita adoración por estas asilvestradas flores. Aman su color intenso y su delicadeza. Veneran esa fragilidad valiente, el empeño de estas flores en no dejarse arrancar sin marchitarse a los pocos minutos, a modo de protesta por el secuestro.

"Son flores libres" -piensan las bobas. Y se quedan (ad)mirándolas desde lejos, temerosas de lastimar su libertad y su felicidad de flor.

(y, desde lejos, imaginan en secreto cómo sería besarlas, sólo una vez, sólo un poquito)

16 comentarios:

  1. ¡Ay, es que ellas también tienen su corazoncito!

    A mi también me gustan las amapolas, esas que nacen silvestres y porque si. Debo ser una aMINUCULA tronchada.

    Un beos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  2. Debo ser una aMINÚSCULA...

    ¡Ahora sí!

    Perdón.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. En realidad, las idealistas minúsculas no saben que ni siquiera las hermosas y silvestres amapolas son libres. No saben que están ancladas a la tierra que les facilita la savia para poder seguir viviendo...
    Pero imaginar cómo sería besarlas "...sólo una vez, sólo un poquito..." habla de la ternura que las minúsculas. Ese pensamiento de las minus me ha cautivado.
    :)

    Un besito
    :)

    ResponderEliminar
  4. querida a:

    las minúsculas ven reflejado su propio drama en la vida efímera de las amapolas cortadas: porque la "o" de "amapola" tiene mucho encanto, pero si la recortas y la separas pasa a ser tan fea como la "o" de "lavabo" o la "o" de "cardiaco".

    ResponderEliminar
  5. Estas minúsculas son de un tierno que enternece...vamos que me pregunto como será besarlas, solo un poquito, como si fueran amapolas...

    ResponderEliminar
  6. Mariarosa, su corazoncito está omnipresentes, las muy empalagosas. ¿En serio te gustaría ser así?
    Un beso

    Almena, es cierto. Las bobas no ven todo eso, no saben que cada ser está atado a un lugar, o a otros seres. Pero tampoco era de esperar que tuvieran esta capacidad. Las conocemos de sobra a estas alturas.
    Besazo

    Fernando, o las "o"-s de "oprimido", o las de "odio". Y muchas otras "o"-s que se me están ocurriendo ahora mismo.

    Cereza, no te lo preguntes, bésalas. Verás como se derriten las tontas.

    ResponderEliminar
  7. No sabes cómo las entiendo...

    ResponderEliminar
  8. Hay que dejarlas que les den besitos, que una minúscula no se puede quedar con besitos acumulados, eso sí, com mucho cuidadito.

    Te lo digo porque conozco un par de ellas, y se ponen muy malitas, contraen una enfermedad que las hace languidecer y poner los ojos en blanco.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  9. Glora... entonces te compadezco. ;)

    Luz, ahora que lo dices, sí, he visto minúsculas languidecer. Da la casualidad de que eran minúsculas con besitos acumulados. Interesante teoría, mucho, te prometo que voy a investigar a fondo este hecho.
    Pues muchos besitosss entonces, no vaya a ser que languidezcamos.

    ResponderEliminar
  10. Digo yo, aunque no sepa mucho de amapolas, que seguro, seguro que les encantaría que alguna minúscula, sensible y ecológicamente mentalizada, les diera un beso.Siendo, como son, flores silvestres, de espíritu libre, no han de conformarse con ser objeto de (ad)miración.

    ResponderEliminar
  11. Ay, Mármara, no metas ideas en la cabeza de la pequeña, porque seguro que se lanza a besar a la primera amapola que encuentre. Y si la besa, se enamora.
    ¿Tú sabes lo que es convivir con una minúscula enamorada de una amapola?

    ResponderEliminar
  12. Miraré las flores.http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Parece que esas pequeñajas y yo tenemos algo en común.. Las amapolas también son mis flores preferidas (y las siemprevivas)...

    ResponderEliminar
  14. Soylaura, y si puedes, también bésalas.

    Alejandra, vaya vaya, otra coincidencia más :)

    ResponderEliminar
  15. Te cuento algo? Yo conozco a una minúscula enamorada de una amapola... y correspondida! que sepas que es de lo más lindo que he visto en mi vida ;)

    besos

    ResponderEliminar
  16. Bueno, Pena Mexicana, admito que hay a quien le pueda parecer linda la situación que describes. De todos modos, yo prefiero que mi minúscula no se vaya enamorando de amapolas. Es que se pone de un cursi...

    ResponderEliminar