LETRa PEQUEÑA

Los cachorros de las minúsculas, conocidos por el nombre de "letra pequeña", son diminutos, alocados, inquietos y extravagantes.Todavía sin pulir por una esmerada educación, tienen la mala costumbre de llamar siempre las cosas por su nombre sin ningún pudor (los borrachos y la letra pequeña nunca mienten, dice el refranero minuscular), por lo que sus palabras resultan molestas para las letras ya crecidas, sobretodo para las mayúsculas. Por este motivo son relegados a los pies de página y otros lugares donde no molesten demasiado.

Y arrinconaditos ahí, nadie los lee, aunque se haya demostrado innumerables veces que nos evitaríamos muchos disgustos si leyéramos la letra pequeña.

11 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi me encanta esa letra pequeña que tanta ayuda presta cuando se lee un texto. Y me gusta también la verdad al desnudo...

    Besitosss

    ResponderEliminar
  3. Por eso yo ya he adquirido unas gafas de vista cansada; a partir de ahora, no me pasarán desapercibidas, no.

    ResponderEliminar
  4. Precisamente son las letras que debo leer en un contrato :)

    ResponderEliminar
  5. Dintel, debe de ser porque lees la letra pequeña y sabes lo que tienen que decir estos cachorrillos.

    Luz, menos mal que hay gente a la que le gunten estas cosas, como a ti, de lo contrario ¿qué sería de las pobres? ¿Quién las atendería? Un bessso

    Mercedes,yo ya ni con esas gafas, cada vez me cuesta más, pero no me rendiré, seguiré leyéndolas.

    Shiraz, sí, son las letras que se deben leer. Y fuera de los contratos también, en las etiquetas de los alimentos son muy valiosos estos cachorros también.

    ResponderEliminar
  6. son traviesas las letras pequeñas, les encanta hacernos trastadas en los contratos.
    Me gustan más a pie de página, de todas maneras las leo siempre :)

    ResponderEliminar
  7. De donde se viene a demostrar que "lo pequeño" suele ser muy importante, o, como diría mi adorado Firmin: "Por pequeño que seas, nada te impide estar tan loco como el que más".

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja, por eso yo siempre intento empezar por el postre, por el final, por la letra pequeña

    ResponderEliminar
  9. Al contrario, Pena Mexicana, quienes nos hacen las trastadas en los contratos son las mayúsculas, las pequeñas se empeñan en decirnos la verdad, por eso las tienen tan arrinconadas y silenciadas. Yo las leo también siempre que pueda distinguirlas, porque a veces son tan pequeñas que no hay manera.

    Mármara, yo también adoro a tu Firmin! Y según demuestra la cita, muy sabio además de adorable.

    Alejandra, pero cuidado, tampoco te dejes llevar por ellas, hay que leerlas y luego razonar según un adulto. Y si empiezas por el postre, no te libras de la sopa y de la verdura.

    ResponderEliminar
  10. ahhh qué torpeza la nuestra cuando despreciamos leer la letra pequeña...

    ResponderEliminar
  11. Sí, Almena, nos las damos de importantes, de superiores, de sabiondos y luego...
    Un beso

    ResponderEliminar