ENSALZaDAS

Pasa, no se sabe bien por qué, que a algunas minúsculas se las ve cada vez más y más grandes, hasta alcanzar tamaños considerables (he visto algunas tan grandes que tenían que ser alzadas por las grúas en lo alto de los edificios, puesto que en los libros ya no cabían).

Cuando esto ocurre, lo normal es venirse a mayúscula, pues bien se sabe que en lo alto sólo deben estar las letras capitales.
Sin embargo algunas minúsculas no saben hacer la conversión, pobrecitas. Y se quedan ahí, ruborizadas por el protagonismo que nunca soñaron, torpes y gigantonas, escandalizando a todos con su comportamiento  ridículo en las recepciones, con su falta de elegancia en el vestir, sus ideas locas de minúscula y el desacato absoluto de lo que las Reales Academias de las Lenguas dictan.

Esto ocurre rara vez, es cierto, pero siguen siendo terribles accidentes que, sin duda, sería mejor evitar. Semejantes modelos de conducta no pueden más que entorpecer la educación de nuestros niños.

14 comentarios:

  1. No podría estar más de acuerdo con ello.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes, "venirse a más" no siempre es asumido con naturalidad. A menudo cambia mucho a las minúsculas ascendidas tan alto.

    Besos y feliz domingo, querida Ami

    ResponderEliminar
  3. Puesss, quizá con un buen coscorrón de alguna otra minus, o un simple pinchazo, suavecito, claro...

    Porque a veces puede ser que el accidente sea que se inflen sin darse cuenta a fuerza de protagonizar historias importantesss.

    Besinchosss

    ResponderEliminar
  4. Dintel, entonces a mayusculizarlas, y listo.

    Claro, Almena, y es lo que se espera de ellas, que cambien. Pero las muy... en fin, que hay quien será siempre minúscula por grande que se la vea y por alto que la cuelguen. Una lástima.
    Un beso y buen domingo también.

    Luz, oh, sólo faltaría que se liara a coscorrones con otras minus... Claro, ella encantada, luego se partirían de risa, pero ya me dirás que ejemplo darían con semejante hilaridad ahí, en lo alto, a la vista de todos.
    Besitosss

    ResponderEliminar
  5. Aún así.. lo verdaderamente dificil es convertirse de mayúscula a minúscula.. eso sí es una transformación y conversión dificil

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, Ico, la mayor y más complicada de las transformaciones posibles.

    ResponderEliminar
  7. Me tranquiliza saber que no ocurre a menudo, ufff!

    ResponderEliminar
  8. Mercedes, tranquila, que una minúscula sea ens-alzada así ocurre muuuuuuuuuuuuuuuy poco.

    ResponderEliminar
  9. Se agrandan solas o las agrandan??

    Mi querida, muy original, como siempre.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  10. Mariarosa, es un misterio por qué algunas minúsculas se ven tan grandes de pronto, pero yo creo que más bien es que las agrandan. ¿Qué méritos podría tener una minúscula?
    Gracias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. ¡Ínfulas! ¡Delirios de grandeza! Todos sabemos que sólo son máscaras, para aparentar mayusculización.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Joan, todos lo sabemos, menos las bobas :)

    ResponderEliminar
  13. Sí, pobrecitas, pero de verdad crees que esto ocurre tan pocas veces???

    ResponderEliminar
  14. Alejandra, ocurre pocas, poquísimas. Date cuenta de que una minúscula es una minúscula, su propio nombre da pistas sobre el tamaño que ha de tener y el lugar que debe ocupar.

    ResponderEliminar