MAYUSCULIZaRSE

Alguna que otra lectora de este blog ha expresado en un momento dado su deseo de ser mayúscula. Bien, pues tengo buenas noticias: mayusculizarse es mucho más fácil que minusculizarse, de hecho sólo hay que dar un paso. Es tan sencillo que nadie se explica por qué a las minúsculas les cuesta tanto hacerlo, debe de ser por su idiotez consabida.

Para mayusculizarse, tan sólo se debe acudir a un comercio multicolor y adquirir ahí una necesidad que antes no se tenía. Cuanto más cara sea la necesidad adquirida, mayor su efectividad, pues atraerá nuevas necesidades que adquirir. 
Así, por ejemplo, si una minúscula adquiere la necesidad de un teléfono móvil último modelo, adquirirá a la vez la necesidad de una tarifa de datos móvil, una funda, un protector de pantalla y aplicaciones con las que sacar el máximo partido de su nueva necesidad. Y si se adquiere la necesidad de un coche propio, se adquirirá a la vez la necesidad de un seguro, de echarle gasolina, de hacerle las revisiones, encontrar aparcamiento, reparar los daños en la carrocería producidos por vándalos o inclemencias del tiempo...

Ah, y que nadie se preocupe, una necesidad* adquirida puede durarle de por vida si no se inicia de nuevo el largo y duro proceso de minusculización.

*la garantía de por vida es aplicable sólo a la necesidad, no al objeto que se ha adquirido; éste último tendrá que ser sustituido por otro nuevo regularmente.

17 comentarios:

  1. Qué razón tienes! La tendencia del mundo en que vivimos apunta hacia la mayusculización porque, a ese paso al que aludes le sigue una cuesta abajo muy pronunciada en la que casi no se necesita impulso para precipitarse, y conviene, cuando una es consciente de que puede haber caído en esa inercia, pisar el freno a fondo y, al menos, pararse a pensar... ¡¡¡Pufff!!

    Muchosss besosss

    ResponderEliminar
  2. Es que eso de ser mayúscula tiene un problema. Te das cuenta de que eres del tamaño 10, luego quieres ser de 12 puntos, luego de 14, de 16, luego un título, luego pasar a ser un cartel, luego un cartel más grande, mejor ser una minúscula feliz :)

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, cuánta razón!!
    Yo compré una faldita que me encantó, no pude resistirme. Como no tenía nada que me pegara con la falda, me compré un jersey a juego. Después no me veía bien el jersey con los sujetadores que tenía y compré uno de encajes precioso con la braga a juego. En fin, un dineral. Y eso sin contar con las medias y los zapatos cerrados que voy a necesitar si no quiero esperar al verano... porque es una falda minúscula...
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola, hace tiempo que no pasaba por aquí, un abrazo muy grande.

    www.munoztigre.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Luz, yo pienso que no hace falta nigún impulso para dejarse llevar, por algo es una cuesta abajo. Una se está quieta y ya se la lleva la corriente. Lo difícil en no deslizarse por la cuesta.
    Un besssso.

    Miguel, sí, exactamente así es. Lo malo es que hay muy pocos carteles y muchas mayúsculas, así que el desearlo no significa necesariamente que vayas a conseguirlo. Y luego... al final de todo ¿qué se es? Pues sólo una letra, que es lo que una ha sido desde el principio, sin tanto lío.

    Glora, esa falda será minúscula, pero ha sido diseñada por una mayúscula malvada, con la idea premeditada de hacer esto contigo y tu monedero (o visa). Un beso

    Leonel, me alegra verte de nuevo por aquí. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, prefiero seguir con mi minuscularización. Es más cómodo a la larga.

    ResponderEliminar
  7. jJAJAJAJAJAJAAJJA... IMPRESIONANTE, realidad o ficción??? jajajajajajajajajaja creo que me gustta ser minúscula

    ResponderEliminar
  8. Dintel, pero es muy incómodo a la corta. Y luego "a la larga" ese no se sabe cuando llegará, porque nunca se acaba de minusculizar una. ¿Seguro que quieres tomarte todo el trabajo?

    Alejandra, todo lo que escribo en este blog es la purita realidad ;)

    ResponderEliminar
  9. Es cierto, nunca se acaba de minusculizar una, oyes.
    También podría servir aquello de "dentro de toda minúscula hay una mayúscula en potencia", y de ti depende tenrla bajo control, que bastante tenemos, ya, con quienes, a causa de una educación deficitaria, más proclive a centrarse en la adquisición de conceptos que en el desarrollo de las emociones positivas, tales como el amor, la compasión o la empatía, anulan su minúscula interior hasta reducirla a la nada, con las consecuencias, de sobra conocidas, para su misma persona y el resto de la comunidad (autónoma, o no).
    Al final, todo se reduce a lo mismo.

    ResponderEliminar
  10. Ayer me mayusculicé en whisky, una pena que se adquiera también una mayúscula resaca, aunque no sea necesidad.

    ResponderEliminar
  11. Es verdad lo que dices de que uno nunca acaba de minusculizarse. Quizás habría qe empezar un proceso de centrifugación en el que haya minus y mayus -yo pondría un poquitín más de minus, jiji!
    La sorpresa final podría ser una buena aleación.

    Cómo se haría eso profesora?

    Besillos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Yo no me mayusculizo!(Es así)

    ¿Cómo es eso de idiotez consabida? No estoy de acuerdo, ellas las que necesitan mayus...... son eso.

    Jijiji... me encanta tu humor.Espero no te aburra el mío.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  13. mmm... me parece que tengo una irremediable y masoquista tendencia a la minusculización. Eso de las necesidades mayúsculas es incompatible con mi natural ratez...

    ResponderEliminar
  14. Ericilla, eso SerIa mÁs o MeNOs aSí.
    Un rollo, yo me quedo de minus. Un beso

    Mariarosa, el humor, mayusculizado o no, siempre es encantador y saludable. Un beso

    Pena Mexicana, sin duda, tu caso es grave. Muy grave, mucho, mucho. Si te vieran las mayúsculas no harían más que menear la cabeza y chasquear la lengua con desaprobación. ¿Así como vamos a levantar el país?

    ResponderEliminar
  15. Mi problema es que estas fiestas me he mayusculizado pero de otra forma y por culpa de turrones y demás dulces! Voy a tener que tomar medidas... porque no quiero ser mayúscula (por cierto, mal momento para tomar medidas).

    ResponderEliminar
  16. Qué bueno Anca!! Me encanta tu final eso de "volver al duro proceso de la minusculización"...virgencita virgencita que me quede como estoy...bests como siempre tan ocurrente!!

    ResponderEliminar
  17. Mármara y Joan, mil perdones, no sé como se me pasó contestar vuestro comentarios, las prisas, supongo. Pero conste que no os estoy discriminando. Allá voy:

    Mármara, algo me dice que venías de una reunión el día del comentario, jajaja. Pero sí, dentro de una minúscula hay una mayúscula en potencia. Y yo espero que al revés también ocurra, aunque puede que esta esperanza sea el clásico sueño de minúscula.

    Joan... a ver, mayusculizarse con whisky no es del todo mayusculizarse. Todo depende de por donde te de cuando ya estás a tono (y de hecho es uno de los test más fiables para averiguar si una letra es mayúscula o minúscula, porque las letras borrachas nunca mienten).

    Mercedes, no te preocupes, los dulces no mayusculizan, sólo cambian el tamaño de la letra, pero una minúscula es siempre es minúscula, sea del tamaño 10 o sea del 48.

    Rosana, no tan ocurrente, yo sólo me limito a transcribir los resultados de mis investigaciones sobre la vida de las letras, de la manera más científica posible ;)

    Un beso

    ResponderEliminar