ESCaNDALIZARSE

Uno de los requisitos para ser mayúscula es saber escandalizarse con los asuntos apropiados y no ante cualquier hecho que a una se le ocurra de pronto.

Si, por poner un ejemplo, un día estalla una guerra, las minúsculas se escandalizarán desde un primer momento, les parecerá una salvajada y una brutalidad, pensarán que si las pobres gentes, que si qué sé yo. Así de exageradas andan las pobres por la vida.
Una  mayúscula, en cambio, actuará con la seriedad pertinente, se apenará, pero no llegará a escandalizarse, pues sabe que las guerras tienen sus reglas y es de esperar que éstas se cumplan. Mientras la guerra sea correcta, no hay razón para alterarse. Donde una minúscula se precipita en señalar como "crimen de guerra" cualquier muerte (cualquiera, sin distinción, las muy tontas), la mayúscula sabe que sólo algunas de esas muertes son reprochables y no se escandalizará tan a la ligera y así seguirá mientras no haya indicios de lo contrario. Porque la guerra en sí, mientras se cumplan las reglas, no es ningún abuso, como todos sabemos.

Pero las minúsculas no conocen la templanza. De ahí que no sea recomendable dejarse dirigir por minúsculas, de ahí que no se les permita encabezar frases jamás. ¿A dónde llegaríamos a parar con semejante ligereza para escandalizarse, con semejante incapacidad de comprender la diferencia entre lo reglamentario y lo abusivo?

SCRaBBLE

Seguro que a nadie se le ha pasado por alto el hecho de que en el juego del Scrabble todas las jugadoras son mayúsculas. Habrá quien se pregunte por qué.

Hay dos versiones al respecto. La versión oficial dice que esto se debe principalmente a que las minúsculas no quieren ser impresas en fichas individuales y jugar por su cuenta. En su momento se intentó, pero estas letras tan sociales (y excesivamente sociables) se desprendían del lugar que les correspondía, se agrupaban en una sola ficha, abrazadas, patalenado cuando se las intentaba separar, organizando un circo indescriptible y tan dramático que le quitaban las ganas de jugar a cualquiera.
Así las cosas, no quedaba otra que jugar con las fichas tal cual estaban, con dos o más minúsculas en cada una de ellas. No obstante resultaba complicado formar palabras que contuvieran "yt", "hz", "dwa" u otras uniones igual de absurdas, por lo que, siempre según la versión oficial, se decidió prescindir de las minúsculas en este juego.

La otra versión, no muy oficial, admite que es porque las minúsculas no valen ningún punto, por lo que el juego carecería de sentido.

INSTRUCCIONES PARA RELAJAR UNA MINÚSCULa ESTRESADA


Uno de los propósitos más nobles que tengo al escribir este blog es ayudar a las personas a tratar a sus minúsculas en las distintas situaciones en las que van a encontrarse. Hoy os ofrezco otro valioso consejo que sin duda servirá para evitar muchos disgustos futuros.


Las minúsculas también se estresan, lo he comentado ya antes y también he aportado documentación gráfica al respecto. Cuando las minúsculas se estresan, pueden llegar a volverse ilegibles, por lo que en muchas ocasiones nos veremos obligados a tomar medidas para remediar esto y podamos continuar la lectura de nuestro libro favorito sin más incidentes. 

He aquí el modo de proceder en tales situaciones:
  1. Comprar una tableta de chocolate (no importa marca ni tipo)
  2. Abrir el libro por la página en la que se encuentra la pequeña estresada
  3. Con un cuchillo de sierra, raspar una viruta de chocolate diminuta
  4. Colocar la viruta sobre la letra más cercana a la minúscula que se desee relajar
  5. Cerrar el libro de golpe
Al volver a abrirlo, podréis comprobar como la pequeña loca ya se está desternillando de risa mientras señala a su vecina achocolatada. 
Si tenéis la delicadeza de volver a cerrar el libro y no husmear, la pequeña estresada se comerá a besos todo el chocolate que cubre a su vecina y así todo estará en orden de nuevo.