COMO ENTRISTECER A UNA MINÚSCULa



Si usted posee una de estas minúsculas agotadoras y necesita un descanso, sepa que hay un modo de lograrlo: privar a su minúscula de la alegría que la caracteriza.

"¿Pero las minúsculas también entristecen?" -preguntará alguno.
Pues sí, entristecen y he aquí el modo de conseguirlo*:

1. Escriba un texto con al menos un par de letras faltantes (mejor si éstas se encuentran en palabras diferentes; mejor todavía si en distintos párrafos).
2. Pida a su minúscula que ocupe uno de los huecos.
3. Apenas la palabra que ésta ha ido a ocupar resulte legible, pida a su pequeña letra que ocupe otro de los huecos que ha preparado. Aprémiela, póngale trabas, hágala rellenar algún impreso por el trayecto. Envíela de vuelta a la primera palabra.
4. No le cante, no la abrace, no la bese. Bajo ningún concepto.

Repita el tercer paso tantas veces como sea necesario y pronto podrá observar como su alegre compañera se sentirá abrumada por el estrés, después por el agotamiento y, por último, ¡tachaaán! la deseada tristeza. Listo, ya puede usted descansar.

*utilice esta técnica con moderación