PREGUNTONaS

Ahora que se acercan fechas tan señaladas cabe recordar a los más incautos que no es buena idea regalar una minúscula por Navidad. Como ya he dicho tantas veces, no es fácil convivir con semejante Pepito Grillo que más de una vez acaba por meter las narices donde no lo llaman.

Para muestra, un botón. Hace pocos días estábamos la boba y yo repantingadas (yo en el sofá, ella en su cuaderno de notas), de cháchara ligera sin trascendencia.

Minúscula a: Dime, ¿qué es la Navidad?
Yo: Una fiesta cristiana en la que se celebra el nacimiento de Cristo.
Minúscula a: ¿Fiesta cristiana? ¿Sólo la celebran los cristianos?
Yo: Bueno, desde hace un tiempo ya no, ahora se ha vuelto tradición de consumo así que ya no es sólo para cristianos.
Minúscula a: ¿Tú eres cristiana?
Yo: No.
Minúscula a: ¿Consumista?
Yo: Tampoco.
Minúscula a: ¿Y entonces por qué celebras la Navidad?
Yo: Pueeees...

Dichosa pequeñaja y sus preguntitas. Ya me ha fastidiado las fiestas para siempre.

18 comentarios:

  1. Cada dia merece celebracion, aunque cada vez estamos mas lejos de la vida para apreciar esto, por eso hacemos tantas cosas que ya no tienen ningun significado. Podemos dejar de hacerlas o podemos buscar sentido a nuestra forma de vivir.

    Si algo tiene de señalado la navidad es el solsticio de invierno, pero a estas alturas bien poco nos dice eso a nosotros tal y como tenemos montada la vida.

    Parece ser que la cosa viene de cuando los romanos, aqui lo explican bien: http://www.universoenergetico.com.ar/lo-oculto/la-navidad-y-el-solsticio-de-invierno/

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece que tener una minúscula en la vida es algo muy conveniente porque lo que no se nos ocurra a nosotros, se le ocurrirá a ella...

    Si Jesucristo puediera opinar estoy segura que no le gustarían pero nada, nada esas celebraciones en las que muchos olvidan que existen otras necesidades en el mundo y menos amparadas en su nombre. Y conste que yo me reuno con mi familia, pero una cosa es eso, y otra lanzarse a ese consumo indiscriminado y absurdo que lo que menos proporciona es felicidad a nadie.

    Besinosss

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajajaja, ¡Qué jodía, la boba! Y, ¡en qué bretes te mete!
    Pero, no te dejes amilanar, aMI, que hay cientos de motivos para celebrar esas fechas, sin tener que relacionarlas con Jesucristo o con el consumismo. Un suponer: que tenemos vacaciones, que nos reunimos con gente a la que no vemos a menudo, que nos hacemos regalinos, que, aunque sea por unos momentos, el aire se llena de buenos deseos volando en todas las direcciones...
    Por cierto, dile a "a" que en mi insti están colocando un Belén de proporciones considerables en el vestíbulo, a ver qué le parece.

    ResponderEliminar
  4. Otra opción, Dersony, ya puestos a celebrar, es la de celebrar todas las fiestas de todas las religiones existentes. Esto requiere un buen trabajo previo, porque hay que recopilar tradiciones de todo el mundo y de todas las épocas y culturas. Pero seguro que no se me queda ni un día sin celebración.

    Luz, no sé yo que opinaría el señor Jesus. Por la imagen que se tiene de él seguro que ni pizca de gracia.
    Luz, pero ¿a que no se vale celebrar y encontrarse con la familia sin regalos? Si alguien lo intentara sería tratado/a de roñoso/a, antisocial, etc.
    Y luego, hay gente que no tiene ni la más minúscula gana de reunirse con la familia (con el típico cuñado plasta por ejemplo), ni son cristianos, pero ahí están, fichando con sus regalos hechos de mala gana... Ay, ay. No, si mi minúscula tiene razón: ¿para qué?

    Mármara, el Año Nuevo no me lo quita nadie. Ni los puentes tan deliciosos que me monto yo sola en estas fechas. Pero ¿la "mericrismas"? Ná, que la pequeña tenía razón.
    (Le he dicho lo del Belén y ya está buscando medio de transporte para ir para allá. A mí me ha fastidiado la Nochebuena, pero ella no se pierde ni una fiesta, ni un Belén, ni un sarao, la muy (como bien dices) jodía.

    ResponderEliminar
  5. Pues dile que es una fiesta donde la familia se reune por lo que es una oportunidad de ver a aquellos que tienes lejos o que no ves desde hace tiempo.. además todo el mundo parece embuido de una suerte de amor al prójimo no apta en otras épocas del año..

    ResponderEliminar
  6. Yo te diría que esa aminuscula es muy inteligente. Tiene razón...o no??

    Tendrás que replantearte tu vida, actividades y festejos...antes de hablar con ella.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  7. Ico, si le digo lo de la familia me saldrá con el típico argumento minúscular: que no todo el mundo tiene familia. O que no todo el mundo tiene ganas de reunirse con su familia. Mejor ni toco el tema.
    Luego... nosotras (a y yo) solemos tener visitas en verano, así que tampoco le servirá. No creas, no es fácil engañar a la boba cuando se pone en pellejo de Pepito Grillo. Habrá que darle la razón y listo.

    Mariarosa, si no me lo replanteo yo, ya me lo replantea ella. El problema es que sí, tiene razón, no hay modo de defender la cena del 24. Ni la comilona del 25. No con mis valores (y la puñetera los usa para llevarme a su terreno).
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Aun mas divertido es inventar tu propia religion, no hay que pedir permiso al pasado, el corazon es el que manda. Feliz dia de la legaña, jeje.

    ResponderEliminar
  9. Minúscula preguntona... que listas son, tan pequeñitas, tan poquita cosa... que poder de la dialéctica y la razón... Que sorpresa... Aunque quizás todos seamos un poco consumistas, aunque no queramos reconocerlo

    ResponderEliminar
  10. ¿El día de la Legaña? Dersony ¿es un festejo de tu religión particular que se celebra el 8 de diciembre? Si es así, me hago creyente en este mismo instante. Imagino que se celebra en pijama ¿no?
    Ah, ah, me ha encantado...

    Alejandra, sí, todos hemos sido convertidos en consumistas, sin duda. Eso no quita que nos demos por vencidos y acatemos sin rechistar, siempre se puede una resistir, aunque sea atándose a los muebles de casa y canturreando en voz lo más alta posible cuando empiezan los anuncios en la tele, para no oírlos.

    ResponderEliminar
  11. mmm... creo que le caería bien a tu minúscula... con eso de que cada día soy menos consumista y mi suegro es testigo de Jehová (y noi celebra la navidad) y mi familia está al otro lado del charco... digamos que ni celebración, ni consumo ni nada de nada...

    ResponderEliminar
  12. Pena Mexicana, entonces podríamos reunirnos a no-celebrar. Y la no-celebración sería con turrones y otras delicias, porque no es plan perderse lo delicioso ;)

    ResponderEliminar
  13. Ui, a veces vale más la pena no hacerse preguntas. Yo me sumo al ambiente de alegría venga de donde venga, pero no he sido capaz de liberarme totalmente del consumo de estas fechas, y como no me gusta, ando un poco agobiada a veces. Pero bueno tampoco me planto así que a aguantarse. Lo mejor es inventarse celebraciones cualquier día del año, y regalos inesperados para los amigos. En eso sí que vale la pena invertir tiempo.

    ResponderEliminar
  14. Ya, Rosana, si yo tampoco quiero hacerme las preguntitas, pero viene la pequeñaja esta y me come la cabeza con sus ideas...
    En cuanto a las celebraciones de cualquierdiadelaño, yo me apunto también.

    ResponderEliminar
  15. :) Yo sí que soy cristiano. Raña, raña, raña :)

    Ahora en serio. La cristiandad ha influido en la cultura occidental en valores que seguro compartes y también se reflejan en la navidad: en primer lugar la esperanza, también la alegría con la que se afrontan las tristezas, simbolizadas por el invierno, la solidaridad y la paz. Más allá del celofán y las lucecitas de los comercios hay un tesoro.

    ResponderEliminar
  16. Cierto, Miguel, si yo fuera cristiana también aprovecharía la Navidad para recordar estos valores (de hecho llevo haciéndolo todos estos años sin serlo). Y si fuera de otra religión aprovecharía otras fechas, supongo. Pero ahora, habiéndome hecho la pregunta, para mí no tiene sentido y no es por los valores sino por las fechas. Y me resultan excesivas tantas festividades en apenas dos semanas, con una tengo más que suficiente.
    Tú, como cristiano, tienes que celebrarlas, sin duda.

    ResponderEliminar
  17. La navidad es como una estación más: verano, otoño, invierno, navidad y primavera.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Jajaja, Índigo, visto así, ya lo entiendo. Es que a mí se me hacía larguísimo todo esto, pero si es una estación del año, ah, entonces vale.
    Un beso

    ResponderEliminar