INSTRUCCIONES PARA RELAJAR UNA MINÚSCULa ESTRESADA


Uno de los propósitos más nobles que tengo al escribir este blog es ayudar a las personas a tratar a sus minúsculas en las distintas situaciones en las que van a encontrarse. Hoy os ofrezco otro valioso consejo que sin duda servirá para evitar muchos disgustos futuros.


Las minúsculas también se estresan, lo he comentado ya antes y también he aportado documentación gráfica al respecto. Cuando las minúsculas se estresan, pueden llegar a volverse ilegibles, por lo que en muchas ocasiones nos veremos obligados a tomar medidas para remediar esto y podamos continuar la lectura de nuestro libro favorito sin más incidentes. 

He aquí el modo de proceder en tales situaciones:
  1. Comprar una tableta de chocolate (no importa marca ni tipo)
  2. Abrir el libro por la página en la que se encuentra la pequeña estresada
  3. Con un cuchillo de sierra, raspar una viruta de chocolate diminuta
  4. Colocar la viruta sobre la letra más cercana a la minúscula que se desee relajar
  5. Cerrar el libro de golpe
Al volver a abrirlo, podréis comprobar como la pequeña loca ya se está desternillando de risa mientras señala a su vecina achocolatada. 
Si tenéis la delicadeza de volver a cerrar el libro y no husmear, la pequeña estresada se comerá a besos todo el chocolate que cubre a su vecina y así todo estará en orden de nuevo.


20 comentarios:

  1. Se agradece el consejo, ami. Parece que es importante dejar su espacio a la minu para que se recupere con el tratamiento antes de seguir leyendo.

    Bien...

    Muacsss

    ResponderEliminar
  2. Es que hay pocas cosas que el comer chocolate no resuelva...

    ResponderEliminar
  3. jejeje, qué buena solución. Abre mi libro y pon una virutita de chocolate ahí donde pilles que iré rauda y veloz a chupar a mi minúscula vecina :)

    ResponderEliminar
  4. Mis libros están llenos de chocolate, será por eso que nunca he visto a una minúscula estresada.

    ResponderEliminar
  5. Estoy con Ico, lo que el chocolate no remedie... igual no tenga slución

    ResponderEliminar
  6. Luz, me alegra saber que estás dispuesta a seguir el consejo, esto da sentido a todo el trabajo que llevo haciendo en este blog ;)
    Muacsss


    Ico, estoy completamente de acuerdo. Comer chocolate es medicina para casi todo. Para lo restante hay que comerse el mismo chocolate a besos.

    Candela... Candela... rauda y veloz te veo, sí. Está bien. Lo haré. Chocolatearé algunas minúsculas para ti. :)

    Ah, Dintel, si están llenos de chocolate tus libros, ni te imaginas lo que ocurre dentro cuando no miras. Todas las minúsculas rodando por los suelos de la risa, besos y más besos... incluso alguna boda minúscula puede salir de tus libros, no te extrañe.

    Alejandra, y yo estoy contigo, si no lo remedia el chocolate, nada lo hará.
    Lo que me hace preguntarme cómo se solucionaban por aquí las cosas antes de llegar el cacao...

    ResponderEliminar
  7. ¿...Y qué podemos hacer cuando se trata de un libro electrónico? ¿Aconsejas actuar con el mismo método? (si ya lo digo yo, que donde esté un libro de papel...)

    ResponderEliminar
  8. No, no, Mercedes, por favor, ni se te ocurra hacer esto con las minúsculas de un libro electrónico. ¡Y tampoco lo hagas si se estresa alguna de las de tu blog! ¡Ni se te ocurra!
    Cuando las minúsculas electrónicas se estresan, sólo cabe recargar la página y esperar que todo vaya bien. En caso contrario hay que apagar el dispositivo y volver a intentarlo más tarde.
    Visto así, te doy la razón, donde esté un buen libro de papel...

    ResponderEliminar
  9. Serías buena ayudante de Julio Cortázar en sus manuales de instrucciones :)

    ResponderEliminar
  10. Gracias por el consejo, me queda una duda... ¿cómo nos queda el libro?
    En noviembre se hará oficial una nueva edición de la Ortografía de la Asociación de Academias de la Lengua. En ella se favorecerá el uso de las minúsculas y se eliminarán acentos, todo con un horizonte claro: la simplificación.
    Como vez, te estan haciendo caso, vas abriendo camino.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  11. Síndrome coleccionista, me encantaría esto, no sé si seria ayudante buena, pero gratuita te aseguro que sí. Y además feliz. Gracias.

    Mariarosa, el libro queda dulce y delicioso, por malo que sea, incluso si es un libro de cuentas.
    Lo que me dices me deja boquiabierta. Realmente estoy satisfecha con mi trabajo y mi capacidad de persuasión en las Academias. ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. llego tarde... espero que no importe :)
    De todas maneras que sepas que el consejo me viene bien y que me ha dejado una gran sonrisa de imaginarme la relajación de las minúsculas...

    besitos

    ResponderEliminar
  13. No llegas tarde, Pena Mexicana, aquí están todas las minúsculas ordenaditas y listas para contarte, a la hora que quieras.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Maravillosa idea: eres sabia.
    Beso

    ResponderEliminar
  15. Indigo, algo me dice que lo vas a aplicar...

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Hacía mucho tiempo que no te leía... comparto la opinión de Ico y Alejandra, el poder curativo y milagroso del chocolate o el azúcar. Hay que aprender a colgar la ansiedad, las prisas y la intranquilidad al llegar a casa o al menos, al sentarte para disfrutar de un libro.

    Saludos, me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  17. a minúscula, yo lo he hecho varias veces con resultados bastante satisfactorios, salvo con un libro puntual del que ahora no recuerdo el nombre, cuestón que para desestresar a varias minúsculas que había coincidido en su estado de angustia, se me fue la mano con el chocolate, las letras se desestresaron, pero el libro quedó ilegible. :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Lemaki (perdona el retraso, no había visto tu comentario, no sé cómo ha podido ocurrir)... Lo que dices es cierto, hay que relajarse también. De nada sirve cubrir las minúsculas de chocolate si una, la lectora, está estresada también, eso contagiará a las pequeñas y, al leerlas, simplemente no entenderás nada, porque las minúsculas estresadas pierden la capacidad de comunicar.

    Carlos, Carlos, es que hay que hacerlo con moderación. Lo que les pasó a tus minúsculas es que tuvieron un empacho y ya no pudieron acabarse el chocolate sobrante que envolvía a sus vecinas. Moderación en todo. ¿O quieres que tus minúsculas se pongan gordas (es decir, escritas en negrita)?
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. a, es que yo no soy moderado en nada. :)

    ResponderEliminar
  20. Interesante información, Carlos ;)

    ResponderEliminar