ESCaNDALIZARSE

Uno de los requisitos para ser mayúscula es saber escandalizarse con los asuntos apropiados y no ante cualquier hecho que a una se le ocurra de pronto.

Si, por poner un ejemplo, un día estalla una guerra, las minúsculas se escandalizarán desde un primer momento, les parecerá una salvajada y una brutalidad, pensarán que si las pobres gentes, que si qué sé yo. Así de exageradas andan las pobres por la vida.
Una  mayúscula, en cambio, actuará con la seriedad pertinente, se apenará, pero no llegará a escandalizarse, pues sabe que las guerras tienen sus reglas y es de esperar que éstas se cumplan. Mientras la guerra sea correcta, no hay razón para alterarse. Donde una minúscula se precipita en señalar como "crimen de guerra" cualquier muerte (cualquiera, sin distinción, las muy tontas), la mayúscula sabe que sólo algunas de esas muertes son reprochables y no se escandalizará tan a la ligera y así seguirá mientras no haya indicios de lo contrario. Porque la guerra en sí, mientras se cumplan las reglas, no es ningún abuso, como todos sabemos.

Pero las minúsculas no conocen la templanza. De ahí que no sea recomendable dejarse dirigir por minúsculas, de ahí que no se les permita encabezar frases jamás. ¿A dónde llegaríamos a parar con semejante ligereza para escandalizarse, con semejante incapacidad de comprender la diferencia entre lo reglamentario y lo abusivo?

23 comentarios:

  1. T(t)ras leer tu exhaustiva y completa explicación para establecer diferencias entre mayúsculas y minúsculas, definitivamente creo que soy una minúscula. Demasiado sensible ante ciertas injusticias, favoritismos, abusos y parcialidades que sufren quienes utilizan en su vida diaria textos, frases o citas escritas con distintas palabras...

    Me gustó tu lectura, como siempre. Tal vez, lo que necesitamos las personas son más palabras minúsculas a nuestro alrededor, donde los pequeños gestos y sinónimos ayudarían a convivir...

    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan las minúsculas, sobre todo la a.

    Firmado: Una que sólo aspira a ser una buena minúscula :)

    ResponderEliminar
  3. Es que las minúsculas son sensibles y un poco temperamentales. Me encantó este post!

    No sé como llegaste a mi blog, pero te agradezco la visita.

    BESOTES Y A SEGUIR DISFRUTANDO DEL PUENTE! (En Argentina no hay puente).

    ResponderEliminar
  4. Lemaki ¡no! ¡No seas minúscula! No sabes la que te espera...
    Gracias.

    Candela, jaja, es que a ti te tengo por minúscula hace tiempo. Te gustan porque eres una de ellas, tu opinión no es nada objetiva ;)

    Stanley, gracias. Sí son temperamentales, aunque quizás se les defina mejor con la palabra "impulsivas". No piensan las cosas porque no tienen en absoluto la costumbre de pensar.
    Un beso (sí, qué bien me viene este puente, deberían ser obligatorios en todo el mundo).

    ResponderEliminar
  5. Las minúsculas saben bien que no hay guerras justas ni apropiadas, que lo políticamente correcto raramente parte del corazón y por eso se escandalizan con tanta facilidad. No olvidemos que los latidos son impulsos...

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Luz, Luz... no. Hay asesinatos legales y muy lícitos. Asesinatos correctos.
    Cuánto te falta a ti para ser mayúscula, por favor, a este paso no lo vas a conseguir nunca, querida amiga.

    ResponderEliminar
  7. jajaja... ¡Pues anda que tú...!

    Felicísimo lunesss

    ResponderEliminar
  8. Pues, si es por eso, que jamás me entren tentaciones de encabezar ninguna frase, ni formar parte de un rótulo, ni muchísimo menos convertirme en letra capitular. Y, si me apuras, que desaparezcan todas las mayúsculas, que a Saramago, por citar, no le hicieron ninguna falta. Ea.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, vaya con las mayúsculas, son algo así como esos intelectuales que estan asociados con sus gobiernos y todo lo que hacen es bueno para ellos, aunque de lejos se vea que no.

    me quedó con las minus, me veo reflejada en ellas.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  10. Cada vez tengo más claro que las mayúsculas son unas prepotentes sin apenas sentimientos. Y me entristece también cuando las minúsculas se escandalizan por las injusticias se les tache de alocadas y se les acuse de falta de control. Mejor andarían las cosas si fuéramos capaces de lanzar el grito en el momento adecuado y sin tanto remilgo por guardar las formas. Bueno, creo que se me ha notado que no soy nada imparcial. Un abrazo fuerte fuerte!!

    ResponderEliminar
  11. Perdón Anca, quizá me he dejado llevar demasiado por los sentimientos en el comentario anterior, un beso

    ResponderEliminar
  12. Cada vez me veo más pequeña, más minúscula ¡vamos!
    Buen post, como siempre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Entonces las minúsculas están condenadas al grado de soldado raso, destinadas a primera línea como carnaza, sin voz ni voto.
    Tiempo ha quen no pasaba por aquí.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. estas minúsculas cronopio nada pueden hacer por cambiar a estas famas mayúsculas... ellas son pequeñas y sensible, las otras sólo atienden a las normas y a los preceptos, sobre todo a los que les convienen.

    ResponderEliminar
  15. Mármara, pobres mayúsculitas, no seas cruel con ellas... Aunque muchas veces no sean necesarias, tienen su punto y, oye, viva la diversidad. Algún aporte seguro que hacen al contexto. ¿quien encabezaría las frases si no? Las minúsculas son demasiado apocadas para semejante tarea y prefieren pasar el día coloreando mandalas antes que dando mitines.

    Mariarosa, las mayúsculas hacen las cosas razonadamente y, por supuesto, nunca se equivocan. ¿Cómo podrían equivocarse si sólo hay un modo de hacer las cosas bien?

    Rosana, no te preocupes, aquí no hay necesidad de ser neutral o imparcial, así que puedes dejarte llevar. Sobre lo que comentas, el problema es que las minúsculas se escandalizan públicamente, sin ningún decoro, cuando escandalizarse debería ser un acto íntimo y privado.

    Inma, pobrecilla ¿pero tú sabes lo dura que es la vida de minúscula? Bueno, dura no, ellas viven tan felices, pero que insulso eso de estar entre colorines y confeti y no llegar nunca a nada ni ostentar ningún título.

    Joan, así es, las minúsculas siempre estarán en el cargo inferior, jamás en los puesto de relevancia. Tiempo ha que no te visito tampoco, pero pronto iré.

    Ico, lo malo es que las mayúsculas tampoco podrán hacer cambiar a las pequeñas, porque éstas últimas no entienden las normas y los preceptos. Cada cual se queda como nació y a convivir como se pueda.

    ResponderEliminar
  16. a mi me gustan las minúsculas, me gustan tanto que he rechazado todas las mayúsculas en el casting para este comentario...

    ResponderEliminar
  17. sufren más las minúsculas con tanta sensibilidad, pero no se puede hacer nada, una no puede traicionar su naturaleza, ¿verdad?
    besitos

    ResponderEliminar
  18. Pasa que cuando se desatan las guerras literarias, las primeras en ser convocadas son las minúsculas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Vuelvo y digo las minúsculas son las famosas "carne de renglón"

    ResponderEliminar
  20. Alejandra, a mí también me gustan las minúsculas, de hecho jamás se me ocurriría adoptar una mayúscula... pero últimamente siento pena por las pobres "mayus". No quisiera por nada del mundo ser la culpable de que acaben abandonadas y rechazadas.

    Pena Mexicana, tienes razón, ni las unas ni las otras pueden traicionar su naturaleza. En cuanto a sufrir, yo creo que lo hacen todas las letras, cada cual a su manera y por sus motivos. Lo que sí te aseguro, a las minúsculas se les pasa enseguida con un buena juerga llena de confeti y globos de colores.
    Besos

    Carlos, sin duda, son carne de renglón. Ay, qué tristeza las pobres. De todos modos, me consuela saber que, en Internet, cuando se desatan las guerras, son las mayúsculas las convocadas, mientras que las pequeñas se quedan en casita comiendo palomitas de maíz.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Espero que tu ausencia no se deba a una depresión por tener que llamar "ye" a la "i griega"...cosa que, por otra parte, entendería perfectamente.

    ResponderEliminar
  22. Mmmm... no, Mercedes, no parece depresión, más bien padezco del mal contrario, entusiasmo agravado por una hipeactividad que, según algunos leves (muy leves) indicios, tenderá a remitir en los próximos días. Ya vuelvo, en breve espero estar tan presente como antes, porque echo en falta todo esto.

    ResponderEliminar
  23. las "a´s minúsuculas" me dan ternura...

    Bss

    ResponderEliminar