INTERCAMBIO DE POSTaLES


Cuando las minúsculas o mayúsculas viajan, lo hacen de dos maneras:

  1. como polizones: en libros, tarjetas de embarque, etiquetas de la ropa o de los cosméticos, etc.
  2. en transporte regular: es decir cartas y postales
Esta última opción es la más interesante y placentera para las pequeñas. A veces organizan viajes de intercambio cultural, como es este caso: hoy me llegan estas mayúsculitas de Dersony, a pasar unos días por aquí, entre mis pequeñas locas.
Aquí podéis ver a las minúsculas en su viaje por el blog de Dersony.

28 comentarios:

  1. Guest posting! Nivelón!
    :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué maravilla de intercambio! muy buen viaje de los dos...

    ResponderEliminar
  3. A veces me encantaria ser minúscula...

    ResponderEliminar
  4. El intercambio cultural siempre enriquece...Una experiencia justa y necesaria para las inquietas minúsculas, en constante fase de formación!!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Es así!!

    ¡Que lindo es recibir postales, cartas de los amigos que viajan!
    Es estar un poquito allí con ellos, por sus aminúsculas vamos imaginando lugares que tal vez, nunca conoceremos. Y las minus, son nuestro puente, ellas traen colores, ciudades, hasta sabores que nos hacen viajar a nosotros también.

    besos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  6. Leren, así son ellas, las minusculitas, así se me comportan.

    Gracias, Pena Mexicana, creo que todas las letras embarcadas están disfrutando mucho, aquí y allí.

    Alejandra, a mí no me gustaría, son tan bobas...

    Y además me las quito de encima, Mercedes, eso lo enriquecedor.

    Mariarosa, si así era antes, cuando aún existían las postales. Ahora las letras viajan más por email, que viene a ser como el teletransporte para nosotros. Ya ves, para ellas lo ha inventado antes.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la manera de viajar 1. Aún estoy conmovida.

    ResponderEliminar
  8. El verano es una buena época para las minúculas que viajan de polizonas: que si a la playa, que si al monte, que si a países lejanos y exóticos; aunque, por los tiempos que corren, cualquier minúscula que se precie, incluso las pequeñas minusculitas, añoran el transporte regular.
    Afortunadas, las que lo han usado entre Dersony y tú.

    ResponderEliminar
  9. Me encantan las postales. Esta no iba a ser menos.

    Saludos,
    Sara.

    ResponderEliminar
  10. Yo conozco minúsculas que no se animan a viajar por temor a perderse, y permanecen toda la vida en una misma página; esto no sería tan malo en libros de poesías, pero hay algunas que persisten en novelas que son insoportables. :)

    ResponderEliminar
  11. Dintel, ojalá puediéramos viajar también en la modalidad 1.


    Mármara, sí, están de suerte. Aunque yo diría que tus polizonas también, por lo que llevo leído en tu blog hasta ahora. Seguro que tus minusculitas lo pasan genial.

    Sara, garcias. A mí me encantó la propuesta de Dersony desde el primer momento.

    Carlos, no te preocupes, cuando las tapas del libro están cerradas las minúsculas rompen filas y ni te imaginas las fiestas que se organizan. Es para verlo pero, claro, esto nunca se ha dado, las minúsculas son muy recelosas de su intimidad.

    ResponderEliminar
  12. "Llega una carta y rompe abre
    la mañana en mis verdes ojos.
    Ha llegado después
    del cántaro de leche
    de la cesta con higos..."

    Siempre es muy agradable recibir una postal/carta de un amigo... bonito detalle. Gracias por compartirlo.

    saludos.

    ResponderEliminar
  13. Me han gustado mucho las postales, yo acabo de venir de viaje y es verdad la idea de que las mayúsculas y minúsculas viajan camufladas entre nuestros enseres como dices , libros, libretas...soy de la que escribe postales aunque esté tan solo una semana fuera; normalmente llego yo antes que las postales, que suelo dirigirlas a amigos y familia. Cuando llega la postal, hay doble alegría en casa, breves pinceladas de un viaje y de un momento que aunque ya pasó continua presente. Mi hermana dice que se las guarda todas, un día le diré que me las enseñe y quizá descubra sitios que ni siquiera recordaba que había estado,
    Un beset

    ResponderEliminar
  14. Lemaki, para las minúsculas es especialmente emocionante recibir una postal, es como recibir visitas. Gracias a ti, por pasar pro aquí.

    Ah, Rosana, seguro que en tu viaje llevabas miles de polizones de estos.
    Creo que puede ser todo un descubrimiento revisar todas las postales que guarda tu hermana, espero que un día lo hagas, seguro que encontrarás en ellas mil historias olvidadas.
    Bienvenida a casa y sigue disfrutando de las vacaciones. Un beso

    Joan, gracias. Te doy un abrazo también.

    ResponderEliminar
  15. Qué bonito! Y yo que dejé hace años de escribir postales... Aunque lo que sí es cierto es que me llevo muchos de esos polizones a mis viajes.

    Besitos, ami

    ResponderEliminar
  16. Bueno, Lusss, no dejes de llevar polizones nunca, al menos eso para que las pequeñitas puedan viajar.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  17. Jajajaja

    Pero qué monísima eres, por favor.

    Lo tuyo con la genialidad, ¿qué es? ¿un pacto encubierto con el diablo?

    Besos admirados

    ResponderEliminar
  18. Tanhäuser, como siempre me abrumas... Ay...
    Un beso sonrojado

    Bohemia, ¿verdad que sí? Estas letritas cuentan cosas increíbles. Pero bueno, no se puede esperar menos de unas letras viajeras.

    ResponderEliminar
  19. las minúsculas viajan infinitamente entre nuestras vidas, se entremezclan con nosotros, van más allá y llegan también antes, son polizones o viajeros de primera.. A veces no se ven y aveces llegan antes que nosotros. Me gustas mucho siempre

    ResponderEliminar
  20. Evadir-se, gracias.
    Es cierto, ahora que lo dices me doy cuenta de que estas pequeñas son polizones no sólo de nuestros viajes, sino también de nuestras vidas. Lo ven todo y se lo cuentan las unas a las otras. Luego escriben novelas con todo lo que han visto.

    ResponderEliminar
  21. Amiga, o tienes vacaciones eternas, o tus minúsculas se han rebelado ante tí. :) (no sería raro, porque las minúsculas son impredecibles)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Ay, Carlos, voy... ya voy... ay... espera... tengo todavía el cuerpo vacacional y no hay manera de centrarse en unos horarios, pero de verdad te prometo que lo intento con toda mi alma, cada día voy incorporando nuevas rutinas. De verdad... ya voy... perdona mi desorden mental, asumo que soy un caso.

    Un beso

    ResponderEliminar
  23. ¿Qué les pasa a las minus que siguen de vacaciones?

    ¡¡Se te extraña!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
  24. Voy volviendo, Mariarosa. Poco a poco, cogiendo el ritmo, primero un blog y luego el otro. Ambos se me hace complicado así, de pronto, jaja.

    ResponderEliminar
  25. ultimamente veo el blog muy cambiado y lleno de comentarios (pienso que tus entradas siempre tendrian que star a tope de comentarios), aunque sigue conservando la sencillez que siempre me ha fascinado...

    enhorabuena por eso...

    me gusta cuando las letras viajan de polizones...

    ResponderEliminar
  26. Gracias, Bixitoluminoso (qué nombre tan bonito). Ahora mismo voy a visitarte yo a ti.

    ResponderEliminar