MISTERIOSOS ENCaNTOS

Ya se ha dicho antes aquí que las minúsculas aman las letras, pero tengo que detallar de qué manera se produce el amor en el caso de estas pequeñas.

Cuando dos minúsculas se conocen, ocurre igualito que en el caso de los humanos: se encuentran, se ven y ¡zas! quedan enamoradas. La principal diferencia entre humanos y minúsculas es que éstas últimas en realidad no "miran" a la otra letrita, sino que la leen. ¿Qué otra cosa puede hacerse cuando se tiene una minúscula delante? Hay estudios que demuestran que a las letras no se las puede mirar sin más, siempre se las lee, tanto si se tiene la voluntad de hacerlo como si no. Puesto que incluso el poderosísimo cerebro de los humanos es vulnerable a estos misteriosos encantos ¿cómo va a evitarlo una simple cabecita de minúscula? 

Así pues, las minúsculas no se miran, se leen. Y es de este modo, leyéndose las unas a las otras, como se enamoran las pequeñas.

45 comentarios:

  1. Si los humanos nos leyéramos, aunque eso no sea tan fácil porque no es una lectura de signos sino de corazones, veríamos el fondo en lugar de quedarnos con la forma o con lo externo; llegaríamos a la verdad del otro y se evitarían muchos fracasos.

    Besitosss, ami

    ResponderEliminar
  2. Ah, Luz, pero no sé si los humanos somos legibles más que cada cual para sí mismo, en el mejor de los casos y en tiempos de calma.

    Muchos besitosss

    ResponderEliminar
  3. Es que en la escritura ponemos lo más hermoso de nosotros, destilamos el alma y la sensibilidad que la vista oculta.

    ResponderEliminar
  4. Si las minúsculas se enamoran leyendo a la letra que tienen frente a sí... también tienen desengaños amorosos?

    besitos

    ResponderEliminar
  5. Así es, Ico, es la escritura dejamos lo mejor de nosotros, sin interferencias de nuestras pequeñeces humanas. Y nuestras letras quedan prendadas.

    Pena Mexicana, si se leen bien la una a la otra, en principio puede funcionar, a menos que lean su propio reflejo en una pompa de jabón (ahí no hay quien se salve). Se conocen casos de muchas minúsculas que han formado sílaba o diptongo de por vida, pero también es cierto que a libro cerrado pasan muchas cosas.

    ResponderEliminar
  6. la minúsculas leemos, escribimos y sentimos entre lineas..y nos quedamos suspendidas en los roces y los intentos

    ResponderEliminar
  7. Estoy segura de que se leen, pero no me digas que no se sienten también atraídas por, por ejemplo, las sugerentes redondeces de una "a"...

    ResponderEliminar
  8. Evadir-se, ay, los intentos... quedarse suspendido en ellos es terrible.

    Mercedes, claro, todo lo que dices es cierto. Aunque, más que por las redondeces (si así fuera las eles no se comerían una rosca), se sienten atraídas por una determinada tipografía y aquí, para gustos los colores. Algunas minúsculas prefieren la letra manuscrita, otras son más de tipografía estándar y hay otras que son muy rebuscadas en sus gustos. También el contexto influye mucho, porque no es lo mismo conocerse en una factura del gas que en una novela romántica donde todo parece llevar a lo mismo y no hay modo de escapar. Sí, son muchos los factores que intervienen en esta cosa del amor minuscular.

    ResponderEliminar
  9. Hola, a.

    Me gustó mucho la idea de que las letras minúsculas leen a sus vecinas y así se enamoran de ellas. Me pareció que no es muy distinto de las parejas humanas, donde cada uno intenta leer el libro que es el otro. Parece una cosa fácil, pero no lo es, a veces crees que el otro está escrito en tu mismo idioma, y no es así, o no te das cuenta de que tiene un montón de notas a pie de página, en letra diminuta.

    Me pareció una buena comparación, la verdad.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Fernando. A mí me gusta lo que dices de las notas al pie de página, así es y a veces una se pierde.

    ResponderEliminar
  11. Es interesante todo lo que decís; desde luego, si nos leyéramos más, en vez de contentarnos sólo con mirarlos, quizá nos fuera mejor. O no, quién sabe. Las minúsculas se leen lo que se ven; nosotros tendríamos también que leer lo que no se ve...

    ResponderEliminar
  12. Ah índigo, ahí esté lo complicado, cuando se lee demasiado. Qué difícil encontrar el punto medio!

    ResponderEliminar
  13. Igualmente, también es cierto que no todas leen de la misma manera, la o, sin ir más lejos, lee con entonación de asombro.

    Un besoooooooo.

    ResponderEliminar
  14. Entonces, soy minuscula y ando enamorada.

    ResponderEliminar
  15. Carlos, has dado en el clavo, la o-s son las letras más enamoradizas y bobas que hay. Es bochornoso verlas siempre tan asombradas, ya sea por otra letra, ya sea por un viejo cordón de zapato, ya sea por una hormiga. Vergüenza ajena.
    Un beso (el tuyo tiene muchas o-s, ten cuidado).

    Dintel, cuánto lamento leerlo: ninguna de las dos cosas (minúscula y enamorada) forman parte de lo que se podría considerar progresar. Oh...

    ResponderEliminar
  16. Me dieron ganas de saber más sobre esos estudios.
    Las minúsculas,¿se enamoran a primera lectura?
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, Máximo, los estudios al respecto son contradictorios. Mi opinión personal es que sí, se enamoran a primera lectura, aunque ellas no son conscientes. En lo que sí están de acuerdo todas las investigaciones es en que, una vez enamoradas, a las minúsculas lo que más les gusta es escribir juntas en un mismo texto.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Cada texto es mejor que el anterior. ¿Cuándo rompen relaciones, se enojan? ¿se insultan como algunos humanos?

    Me he quedado procupada con este tema.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  19. Mariarosa, no hay de qué preocuparse, las minúsculas son tan discretas, que aún estando apasionadamente enfadadas, ofendidas o dolidas, jamás dirán una palabra hiriente a otra minúscula. No lo hacen tampoco con las mayúsculas ni mucho menos con las vírgulas o los puntos.
    Son muy pacíficas las pequeñas. Y también son bobas: luego se despistan con cualquier otra nueva pasión y ya ni tiempo tienen de acordarse de su enfado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Es la belleza de lo sencillo, de lo mínimo... me encantó

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias, J.F, espero que sigas pasando por aquí.

    ResponderEliminar
  22. Nuevamente me siento complacido de leerte

    ResponderEliminar
  23. Nuevamente, te lo agradezco :)
    Te visitaré a la vuelta de esta pequeña pausa bloguera que me tomo.

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué bonito, aMi, qué bonito. Coincido, minúscula a minúscula, con lo que dice Luz: si nos leyéramos, en vez de mirarnos de soslayo, otro gallo nos cantaría.
    Mis mejores deseos para estas vacaciones.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  25. Ah, si fueramos legibles...

    Gracias, Mármara, volveré pronto, muy pronto. Buen veranito a ti también.

    ResponderEliminar
  26. Gracias por compartir. Descansa y espero que nos regales a la vuelta con un libro de cuentos

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Ah, Rosana, ojalá a la vuelta de vacaciones pudiera tenerlo editado. Necesitaré muchas fuerzas para esto. Gracias!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Me ha encantado tu blog en cuanto al diseño y su contenido. Espero que vuelvas pronto de esas vacaciones.

    Saludos,
    Sara.

    ResponderEliminar
  29. Sara, ya queda muy poquito para volver. Gracias por pasar por aquí, yo te visitaré a la vuelta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Creo que las minusculas tienen mucho que enseñar al resto del mundo:)

    Por cierto ...

    Con permiso....

    Si te gusta el cine,leer tu libro favorito tumbado en la cama,
    escuchar siempre música de fondo o la fotografía,...

    Creo que te podría gustar mi blog:)

    www.frasesdepeliculaslibrosymas.blogspot.com

    Te invito a que me agregues a tus favoritos! Besos

    ResponderEliminar
  31. Circulopolar, lo malo es que las minúsculas son malas profesoras, tan invisibles y pequeñitas ellas.

    Te visitaré en breve. Un beso

    ResponderEliminar
  32. ¡¡¡Felices vacaciones!!!

    Manda un poquito de ese calorcito para Buenos Aires.

    besos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  33. Me ha gustado tu/vuestro texto y el comentario de todos tus amigos. Coincido con la mayoría, si leer es interpretar un texto entiendo los signos, es una suerte que estas minúsculas puedan llegar a esa comprensión y lucidez, descifrando la música y convirtiéndolos en sonidos. Un placer leeros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. Mariarosa, gracias! Ya vuelvo, aunque mis vacaciones oficiales empiezan ahora. Las bolgvacaciones, en cambio, acaban ya.

    ¿Te mando mejor un muchito de calor? Ya he visto en las noticias que ahí lo estáis pasando mal este invierno, así que yo creo que con 10ºC que envíe todos estaremos mejor. Trato hecho.
    Un beso!



    Lemaki, ¿qué sería de éste blog sin los valiosos comentarios? Gracias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  35. Mirarse y leerse es la clave del aMOR GRaNDE, tanto para humanos, como para letras, de todos los tamaños. :]
    ¡Hermosa historia de aMOR!
    ¡mUCHos salUCHos de UCH! :]

    ResponderEliminar
  36. Ay, una que se pone sensiblera con el veranito, Hector.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. AAAH, por lo que veo las minúsculas tienen "mayúsculas" vacaciones. :)

    Sigue disfrutando.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Gracias, Carlos! Lo haré, disfrutaré a todas horas... y además pronto volveré a la carga para disfrutar aquí también.
    Un beso

    ResponderEliminar
  39. Uops, creo que he llegado en un momento de ociosidad :)....

    Y sip, tendríamos que ser un poco más minúsculos, y no creernos tan GIGANTES e invencibles, porque son de las cosas pequeñas de lo que está hecha la vida, y véase el caso de estas letrillas diminutas y minúsculas, porque ellas sí que saben!

    Como siempre tus textos radian originalidad por los cuatro costados!

    ResponderEliminar
  40. Muchas gracias, Victoria.

    Pero ¿sabes? no es tan fácil estar a la altura de una minúscula.

    ResponderEliminar
  41. Igual también existe el amor escrito a primera vista... Quizás también por la escritura nos podamos enamorar... Sólo quizás, no seamos tan distintos que esas locas minúsculas

    ResponderEliminar
  42. Podría ser, Alejandra. Amor a primera escritura... pero qué difícil encontrar buenos escribientes de los que enamorarse. Puede que sea más fácil con la lectura.

    ResponderEliminar
  43. ¿Y quién necesita progresar si puede leer?

    ResponderEliminar
  44. Hermosa pieza,aunque te viste excluyente con los analfabetos,ellos sí ven las letras,no las leen.
    Ojalá y logremos enseñarles.

    ResponderEliminar
  45. Tienes toda la razón, Carlos. También quedaron excluidos los que leen en otros alfabetos. Y, pobres, cuantas minusculeces se pierden.

    ResponderEliminar