CONFUNDIDaS

Las minúsculas tienen grandes dificultades para retener las expresiones en su forma original. Se ponen a jugar con las palabras y después, a la hora de recoger, ya no saben donde iba una y donde la otra. Entonces las dejan de cualquier manera, convencidas de que en realidad las dejaron en su lugar original. Luego leen la frase resultante y se rigen por estos preceptos tergiversados.

"Corazón que no siente, ojos que no ven", dicen las bobas, por poner un ejemplo. Y ni se percatan de haber cambiado por completo el significado del refrán.

20 comentarios:

  1. Me caían bien las minúsculas... aunque claro, algunas veces hasta las mayúsculas se confudiran y no verán con claridad la realidad...

    ResponderEliminar
  2. mmm... tampoco diría yo que son tan bobas... al menos este refrán les ha quedado bastante bien ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay esas minúsculas! hacen lío pero me caen bien, hasta te diría que me siento identificada con ellas.
    Tus textos siempre dejan hilo para seguir enrollando.
    Unsaludo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  4. Pues mira, que a mí me parece que tanto orden y tanta perfección a veces aburren.

    Yo es que no estoy por la labor de que todo sea perfecto, encasillado o "es así porque siempre lo ha sido". Así que... Dime con quien andas... y te diré que te vayas a Sebastopol, por ejemplo...

    ¿Y por qué no?

    Besitooosss

    ResponderEliminar
  5. y en esos cambios encuentran el verdadero y profundo significado de las cosas.. a parte de despistada, y tiernas son así mágicas

    ResponderEliminar
  6. Alejandra, las mayúsculas jamás se confunden. Jamás. Al menos no hay constancia escrita de ningún caso.

    Sí, Pena Mexicana, este les ha quedado apañao, aunque un poco sensiblero ¿no?

    Mariarosa, si es que este es el problema, que con todo lo liosas que son las minúsculas, nos hacen enternecer y acabamos con alguna que otra en nuestro haber. Gracias :)

    Luz, a Sebastopol desde bien tempranito, porque a quien madruga buena sombra le cobija. Besitosss

    Ico, al menos así lo creen ellas, creen en sus significados profundos más allá de lo que las normas y la historia demuestre.

    ResponderEliminar
  7. Me dan ganas de adoptar una, pero eso de que ellas también tengan preceptos... ¿Y si les sale uno menos tierno que ese refrán? ¿Hay posibilidades de que una minúscula se ponga, por ejemplo, agresiva? ¿O siempre dan ganas de comérselas a besos?
    :)

    ResponderEliminar
  8. Querida Leren, nadie conoce la agresividad de las minúsculas porque, aunque algunas veces se enfadan, lo que les suele ocurrir es que incluso antes del primer gruñido se distraigan con una mosca (uno de sus sueños secretos es volar a lomos de una mosca salvaje) o con el colorido de tu marcapáginas. En cambio te puede resultar muy pesado convivir con lo que ahora te parece tan tierno, date cuenta que ellas están así las 24 horas del día.

    En resumen, desde este blog, siempre recomendamos abstenerse de adoptar una minúscula.

    ResponderEliminar
  9. Y apuesto a que algunas dirán "Corazón que no ve, ojos que no sienten". No importa si pueden parecer bobas sino que no pierdan su encanto, su brillo de bichito de luz en la noche mayúscula. Beso.

    ResponderEliminar
  10. Una minúscula microenfadándose... Supongo que ni llegaríamos a notarlo, por lo que dices. Pero te hago caso, como autoridad en la materia que eres, y paso de adoptar. Creo que la ternura minúscula 24 horas al día me podría poner de los nervios ;)
    Un beso,
    L

    ResponderEliminar
  11. Efectivamente, Máximo, según el día y las prisas, las frases pueden quedar de una manero o de otra, siendo la que tú dices una de las opciones. También ocurre que, al volver a montar la frase, les sobre alguna palabra (por ejemplo "Corazón, ojos no ven que siente, no"). En tales casos la palabra sobrante se desmenuza y sus minúsculas liberadas. Otras veces ocurre que, con las prisas recogen toda palabra o signo que haya por ahí y lo colocan en el refrán con resultados descabellados: "No, no, corazón ¿qué siente? ¿qué ojos no ven?". Por último, hay veces que en su despiste se colocan en el refrán a ellas mismas, formando nuevas frases cada vez más dispares. Aquí no te voy a poner ejemplos porque las posibilidades son tan infinitas como libros hay en el mundo. Beso

    Leren, has tomado una decisión sensata. El exceso de ternura es muy duro de vivir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. las minúsculas ven demasiada televisión,

    eso lo explica todo.

    ResponderEliminar
  13. ...Pues estoy pensando que podrían ganarse muy bien la vida si se dedicaran a ofrecer sus confusos servicios para inspirar a los escritores! ¿Crees que les gustaría la idea?

    ResponderEliminar
  14. Fernando, es probable que las minúsculas vean demasiado la televisión (siempre es demasiado, por poco que se vea), no obstante esto no explica nada: hay estudios empíricos que demuestran que las minúsculas que no ven la televisión se comportan de un modo idéntico.

    Mercedes, las minúsculas adoran a los escritores. Ellas creen firmemente en el creacionismo y, al contrario que los humanos, basan sus creencias en haber presenciado continuamente el milagro de la creación: de la nada, de pronto nace una letra enterita, con sus patitas, sus redondeces y su almita, entera en sí misma, sin necesidad de otra intervención. Ante semejante proeza, las pequeñas quedan asombradas y se están quietecitas venerando a su Dios particular (porque, evidentemente no son monoteístas). Veneran a los escritores y a cualquier persona escribiente, a los periodistas, a ti y a mí, a los publicistas, a quienes escriben anuncios por palabras y hasta veneran al encargado de redactar la factura de la luz (también veneran a los lectores, aunque todavía no se sepa muy bien en base a qué creencia).
    Por lo tanto, aunque les encantaría prestar sus servicios para inspirar a su Dios, jamás se atreverían a moverse y romper el orden que éste ha dispuesto. Al menos no en su presencia.

    ResponderEliminar
  15. Hola, me he agregado a este blog desde el de Chula "Quien se come mis galletas" (http://yo-la-chula.blogspot.com/).
    Un saludo, si quieres puedes seguirme en Caxigalines (http://rubazquez.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  16. Gracias por pasar por aquí, Vazquez.

    ResponderEliminar
  17. Deduzco, Dintel, que has sido víctima inocente de este tipo de cambios.

    ResponderEliminar
  18. Máximo Ballester, "grrr" no vale. Si hubieras dicho "ajjj" lo hubiera dado por bueno (aparte de no saber cómo competir con eso y rendirme). Pero ¿"grrr"? No, "grrr" no vale.
    Beso

    ResponderEliminar