aCENTOS

Los acentos, Mercedes, sólo son vírgulas venidas a más. Son signos que se han subido a la cabeza de alguna cariñosa minúscula y cuando digo se han subido lo digo literalmente (y cuando digo literalmente lo digo en todos los sentidos).

Por otro lado (y contestando ya a tu pregunta), los acentos no suelen intervenir en las conversaciones. Ni les interesa, de hecho. Prefieren quedarse ronroneando sobre la pequeña cabecita, sintiéndose el centro de la atención. Pero como la minúscula quedará fascinada por la conversación de cualquier otra letra, el acento malcriado clavará sus uñas discretamente para recordar su valiosa presencia, dando como resultado un minúsculo aullido. De ahí que toda letra acentuada nos parezca poseedora de una voz más sonora que la de sus semejantes.

11 comentarios:

  1. Qué genial, ami... No se me hubiera ocurrido en la vida eso de que los acentos les clavan las uñas a las minúsculas... ¡Es cierto lo del aullido! Cada vez que vea o piense en un acento, me acordaré de esto...

    Tienes la creatividad a tope, amiga...

    Besitosss

    ResponderEliminar
  2. Aunque hay palabras que llevan su propio acento.

    ResponderEliminar
  3. Me dejas de piedra con estas revelaciones...¡No habría imaginado nunca tal personalidad en los acentos! ¿Crees que se podría tratar como caso de violencia de género, de número? Es que las minúsculas deberían denunciarlo...Mira, en otros idiomas las minúsculas se han librado de ellos...¿Y si se rebelaran?

    Mil gracias por tan magnífica explicación. Me alegro de habértelo preguntado a ti. Ya sabía yo que dejaba mis dudas en unas ingeniosísimas manos.

    ResponderEliminar
  4. mmm... suerte que tienen las minúsculas a las que les ha tocado nacer en inglés, no tienen que soportar a esos pequeños tiranos ;)
    besitos

    ResponderEliminar
  5. Luz, es que tu no tienes a nadie subido a la cabeza, por suerte. Gracias :)
    Besitosss

    Tienes razón, Dintel, hay palabras que llevan su propio acento y éste es invisible a los ojos humanos. En estos casos se trata de vírgulas muy veloces, puede que sólo haya una en toda la página pero corre tan rápido de una palabra a otra que nosotros no las podemos ver, sólo percibimos los efectos de sus uñas en las cabecitas.

    Mercedes, me temo que el hecho no es denunciable. No llega a ser maltrato, porque las uñas son clavadas muy sutilmente, apenas un toque de atención. No corre tinta ahí. Y en cuanto a las minúsculas, dudo que quieran liberarse: son tan bobas que no sólo aman a las vírgulas, sino que hasta las dejan subirse a las cabezas.

    Pena Mexicana, tú y yo, como seres racionales, lo entendemos así, creemos que las minúsculas soportan a sus vírgulas o acentos, pero ellas lo ven del revés y entristecen cada vez que escuchan las historias de otras minúsculas nacidas en lenguas sin acentos. Y se ponen a llorar como tontas, que si qué vida más triste, que si se les ocurre recoger a las vírgulas abandonadas y llevárselas a las letras no acentuadas... En fin, montan un drama.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. jaaajja más bien parece una pequeña mascota celosa de no ser la única...un pequeño animalito presumido que a veces tiene el don de cambiar el significado de una minúscula.

    ResponderEliminar
  7. Los acentos son muchados que gritan cuando corren en su palabra llana.

    Besitos de abecedario :)

    ResponderEliminar
  8. Esos acentos , debo tener un problema con ellos, los ignoro, los paso por alto y pensar que ellos son tan humildes, siempre eperan que los tengamos en cuenta.

    ¡¡¡Excelente texto!!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Buen apunte, Ico: algunos acentos cambian el significado de la palabra en la que es adoptado. Se da en aquellas palabras que tienen al menos una minúscula blandengue, de las que se pirran por sus vírgulas o el signo que sea. Es el caso de la palabra "ánima", por ejemplo.

    Shiraz, así es,corren desnuditos y felices, como si de un campo en el paraíso se tratara. Besitos

    Mariarosa, haces bien ignorándolos. Se te suben a la cabeza y luego necesitan mil cosas. Por ejemplo, un lugar donde quedarse cuando la palabra se va de vacaciones.

    ResponderEliminar
  10. Yo... sigo pensando que es denunciable... maltrato psicológico... esos acentos se parecen a algún marido/esposa... mmmmm... este mundo parece no tener intención de cambiar...

    ResponderEliminar
  11. Bueno, Alejandra, si por "matrato psicológico" entendemos aquel que sé ejerce sobre la cabeza, pues entonces sí, lo es ;)

    ResponderEliminar