CONFLICTIVaS

De vez en cuando nace una minúscula de extraordinario talento en un determinado campo. Y en muy contadas ocasiones la pequeña querrá poner su don al alcance de los demás y darlo a conocer.
Ay, pero tanto las artes como las ciencias son cosa de mayúsculas. Se rigen por reglas de mayúsculas, con límites y normas bien definidos que la pequeña, presa de su euforia creadora, no sabrá comprender. La minúscula hará preguntas incómodas e indecorosas, expondrá opiniones sinceras hasta la extravagancia y mil suicidios morales más por el estilo. Y no lo hará por rebeldía, como sus ensalzadores querrían pensar, sino por la minusculez de miras que la caracteriza.

Las ordenadas y disciplinadas mayúsculas le recriminarán esta actitud, se esmerarán en pulir estas imperfecciones de su carácter, con pésimos resultados, por cierto. Al final la tacharán de conflictiva y se lo pensarán dos veces antes de volver a admitir una minúscula en sus escuelas, por talentosa que esta sea.

Y así un libro tras otro. Un siglo tras otro.

13 comentarios:

  1. Me he quedado pensando qué tan elevadas son las miras de una mayúscula ...

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Asi es la vida.
    La minuscula, pobrecita, no es madie.

    ResponderEliminar
  3. ... Pero la minúscula ama el arte por sí mismo y usa su talento para disfrutar de lo que hace; lógicamente le resbalan los "honores". Esto no puede ser comprendido por las ególatras mayúsculas

    Besitos, ami

    P.D. ¡Qué alegría!

    ResponderEliminar
  4. Siempre, las mayúsculas, queriendo imponer sus leyes, pero eso no impide que, de vez en cuando y cada vez más, las minúsculas se rebelen.
    Adoro a las minúsculas inteligentes.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo; la vida es así, siempre se ha de entrar en el juego para acabar siendo igual de mediocre que el q te hace cambiar para mal.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Parece que las Mayusculas llegaron primero, y como son mas grandes no hay maneras de moverlas. De ahi que son abusivas y se creen perfectas.

    ResponderEliminar
  7. Yo lo que veo es que las mayúsculas tienen mucho miedo. Miedo a que se les desconchinfle su mundo ordenadito y previsible. Por eso se aferran al poder y sofocan las rebeliones de las minúsculas que, de vez en cuando, les recuerdan lo que son.
    Es por ello que adoro a Saramago.

    ResponderEliminar
  8. Por mucho que las mayúsculas se empeñen, no existe un orden natural de las cosas, y cuando aparecen minúsculas con grandes dones, sienten (y tal vez saben) que esta aparición puede generar un cuestionamiento, por eso la ocultan, pero no se puede tapar el sol con un dedo.

    ResponderEliminar
  9. Como siempre, las mayúsculas se encargan de cortar las minúsculas alas de esas encantadoras letras.
    ¿ya te he dicho que eres genial? Ups, perdón. No puedo hacer preguntas, no sea que alguna mayúscula me lo recrimine.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Sí, una y otra vez ocurre lo mismo... una y otra vez se desperdicia el gran talento de una minúscula... espero que a las minúsculas no les importe que las tachen de conflictivas, y manden a la mierda a las mayúsculas y a todas sus normas.
    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  11. esta a minuscula es muy mayuscula por lo bien que escribe, y para no intimidar a las minusculas no he escrito ninguna mayuscula no sea q se espante

    ResponderEliminar