LIBRaRSE DE UNA MINUSCULA



Ya he mencionado en otra ocasión que no era muy buena idea regalar minúsculas a las personas y hoy voy a daros el argumento definitivo: es imposible librarse de una minúscula una vez ha llegado a entrar en tu vida.

Tarde o temprano te sentirás cansado/a de llevar a cuestas a esta letra tan infantil e ingenua... tan idiota, podría decirse. Te sacará de quicios su complejo de Pepito Grillo, esa indecorosa costumbre de hacer ver lo que es correcto y lo que no. Te cansarás de mirar siempre hacia el lado donde están los problemas del mundo, sin posibilidad de mirar nunca para otro lado. Tarde o temprano dirás "¡basta!".

Llegado ese momento, de nada servirá pedirle a la minúscula que se marche a vivir a otro lugar porque ella no hará caso a estas palabras, pues creerá que es una broma (broma de mayúsculas, pero broma a fin de cuentas). Entonces te verás obligado/a a llevar a la pequeña a un descampado, dejarla en el suelo y salir corriendo lo más rápido de lo que eres capaz.
Pero ni aun por éstas, la minúscula es como un cahorrito de perro: correrá detrás de ti convencida de que se trata de un divertido juego. Al alcanzarte te cubrirá a lametones y moverá la colita (en este caso la de arriba, con su lacito), te mirará cariñosa mientras se ruboriza de tanta emoción y amor que la embarga en ese momento.

Y te enternecerás otra vez. Y la recogerás del suelo, resignado/a a compartir algunos años más con ella.

12 comentarios:

  1. Acá nos mostrás la ternura!
    Y además tu foto. Bingo!
    Pobrecita la minúscula. Y su inocencia cachorra.
    Me encató este texto y completa a todos dándonos más pistas acerca de las minúsculas.

    (contame lo del argumento definitivo para defender tu postura, eso que me intrigó en mi blog)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la aclaración. Me pareció genial.
    Y yo feliz de poder echarte un mano y ser -aunque involuntariamente- cómplice tuyo. Entre cronopios nos ayudamos, nos regalamos palabras con minúsculas latientes y hacemos una ronda en cualquier parque y ciudad.

    (voy a tener novedades en diciembre...)

    ResponderEliminar
  3. Que simpático y tierno texto, la minúscula es como la hermanita menor nunca nos deja solas, me encanto recorrer tu casita.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mi ni se me ocurre librarme de ninguna de mis minúsculas. ¿De dónde sacaría yo las ganas de vivir cuando me faltan? Son lo más tierno del mundo... ¡De eso nada!

    Besitos mayúsculos

    ResponderEliminar
  5. ¿Y quién querría librarse de una minúscula????
    si ellas son la sal de la vida!!
    :)

    ¡guapa!

    ResponderEliminar
  6. Por favor Anca guapa, no ceje usted en su argumentos, pero conmigo lo tiene negro, siempre estaré del lado de mis minúsculas.
    Qué haría el mundo sin ellas, si no dejan su empeño el mundo acabará siendo mejor.

    Mil besunos gatunos para la pensadora :P

    ResponderEliminar
  7. Pues, qué quieres que te diga, prefiero, mil veces, una minúscula, por muy pesaduca que se ponga, que una mayúscula, con su estudiada indiferencia, y su discreción, y sus tonterías. ¿Será que me puede la ternura? Será.

    ResponderEliminar
  8. Para ser un argumento tiene su lógica, pero tanto las minúsculas como las personas a quienes se te decides regalarles minúsculas, no son lógicas, por lo que a pesar de que es cierto que a veces tienes ganas de convertirte en un ser indiferente, en esos momentos las minúsculas y sus lacitos danzarines te recuerdan que no puedes abandonar sin mas...
    Besitos a... en la foto sales vos? que linda!!

    ResponderEliminar
  9. Gracias por los piropos, a estas alturas de la vida escasean , jajajaja.

    ResponderEliminar
  10. Argggg,,se me ha borrado todo lo que he puesto en la Vista Previa!!!! o_O

    Abreviando: Yo nunca les haria eso a las chiquitinas! *_*

    Y también decía que, egoistamente casa vez más, voy necesitando a las mayúsculas en mi vida..porque achico los ojos para leer, o sea: que cuanto más grandes, menos esfuerzo...con tal de no ponermen gafas!!! ^_^

    Pero las minísculas son mis princesas!! :-)

    Besitos

    PD: Esta semana me compré unas letras de decoración y toooodas eran MAYÚSCULAS -saben promocionarse, eh?-

    ResponderEliminar
  11. Oye, y si tienes que irte de vacaciones, ¿qué haces con ella? ¿Existen residencias de minúsculas? ¿las dejan subir a los aviones?
    Pobrecillas, ¡cuántos impedimentos tienen que aguantar! Con lo monas que son.
    Por cierto, y sin que me taches de descarado, déjame decirte que esa mujer que sostiene a la minúscula en su mano es guapísima.
    Besos

    ResponderEliminar