FILOSOFaNDO


Las mayúsculas siempre van con prisas, de una frase a otra, productivas e hiperactivas en cada uno de sus actos, en cada una de sus apariciones. Así es como se produce más y mejor, aseguran.

En cambio las minúsculas... en fin, no es que no sepan o no quieran correr al mismo ritmo, sino que andan un poco en las nubes filosofando, leyendo, escribiendo, dibujando o cualquier otra cosa que pase en un momento dado por sus pequeñas cabecitas. El tiempo se dilata o se encoje para ellas de forma tan incomprensible que de pronto ha pasado la mañana, se les ha hecho tarde para comprar el pan o llevan semanas si escribir una palabra en su blog.

Quienes tengan algún tipo de relación con una minúscula deberán tener en cuenta este hecho esencial y perdonarlas de corazón, ya que ni son conscientes de lo que hacen, ni es posible cambiarlas.

20 comentarios:

  1. jajaja... qué linda!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. mmm a ver, que vírgula diga algo al respecto...
    sé que una minúscula, por muy en las nubes que esté, nunca olvidaría a su vírgula

    :)

    ResponderEliminar
  3. Perdonarlas es quererlas.

    Y ellas saben bien que Sócrates era una maravillosa minúscula a la cual unos mayúsculos abyectos condenaron al exilio o a beber cicuta. El prefirió la cicuta para salvar su dignidad de minúscula y no el exilio que es un daño mayúsculo y en esa época significaba una "muerte en vida"

    Precioso, querida cronopia mía. Me encantó.
    Un beso -este sí- grande.

    ResponderEliminar
  4. cuando las minúsculas desaparecen, quienes les tenemos cariño, nos preguntamos si estarán filosofando o comprando el pan... mientras la desaparición no sea muy larga nos quedamos tranquilos, caso contrario armamos a voluntarios con linternas de colores y tartas de chocolate esperando encontrarlas pronto.

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  5. Pues así de minusculita y así de linda.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Va a ser que entro de cada cual hay una mayúscula que, a poco que te despistes, te abduce y se apodera de ti sin que puedas remediarlo.
    Al menos, eso es lo que me ha pasado a mí esta última temporada, que es justo lo contrario de lo que te ha pasado a ti. Menos mal que, por fin, he logrado recuperar a la minúscula que hay en mí. ¡Aleluya!

    ResponderEliminar
  7. La minúscula está latente dentro de cada proyecto de mayúscula, en cualquier momento aflora ... , -especialmente en septiembre- ...

    Besos, desde el sur.

    ResponderEliminar
  8. Me gustaría saber el resultado de las reflexiones filosóficas de esas minúsculas tan entrañables. ¿Pensarán en cosas profundas?
    Besos

    ResponderEliminar
  9. En ocasiones filosofar es mas sano que el deporte...

    ResponderEliminar
  10. Ja, ja, ja.
    Creo que te voy a copiar el post y enseñarlo a todas las personas que en estos días me presionan para que termine todos los trabajos forzados a los que me he comprometido.
    ¡Yo quiero volver a ser minúsculaaaaa!

    ResponderEliminar
  11. jajaaa y ¿quién quiere cambiar a alguien que va por la vida de esa manera tan natural?

    Besitos

    La de los viajes :))

    ResponderEliminar
  12. Pues yo digo como por ahí arriba y, quién quiere cambiar: siempre seré una minúscula, no puedo remediarlo.

    Besuquillos a todos!!

    Noamanda con las minúscula en la sombra.

    ResponderEliminar
  13. Es lo que tenemos las minusculas ;-)

    ResponderEliminar
  14. Yo tengo relación con las minúsculas, es más, toda la gente que me relaciono son minúscula..y asíN nos va!! :-)

    Besitos

    ResponderEliminar
  15. a-islada.blogspot.comoctubre 08, 2008

    Hola, aminuscula,soy "en zapatillas", estoy viendote y viendo a varias personas de mi entorno ( marido y un hijo ) a losque has retratado en tan pocas palabras. Veo que estás en la misma "nube" que estos artistas que conozco. Me encanta tu representación gráfica de tus ideas. Yo soy más "pies en tierra", pero entiendo lo que dices. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Tiempo sin pasar por aquí y llego respetando ritmos

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Pues habrá que seguir así, chiquititos, que crecer es malo...

    ResponderEliminar
  18. Y le pregunto a mi cronopia querida: ¿para cuando el nuevo post? Lo espero con ansias.

    Te respondí en mi blog pero por las dudas te lo digo aquí. Justamente esta semana estuve averiguando para publicar y estoy definiendo eso. Me gustaría que sea para antes de fin de año. Armé mi libro, que es un conjunto extraído de Musas. Vamos a ver cómo me va. Espero concretar porque tengo muchas ganas de editarlo. Y ojalá, más adelante pueda hacer lo mismo con En la orilla.

    Gracias por tu interés y compañía de siempre, amiga mía.

    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  19. Simpática entrada.Lo pensaré.
    Salu2 al Sur de España

    ResponderEliminar
  20. Soy minúscula a más no poder, minúscula de alma y espíritu. Minúscula de corazón.

    Ah! qué bonito encontrar minúsculas como almas gemelas y pasar por aquí como quien vuelve a casa.

    ResponderEliminar