GRAFOLOGÍa

Cuando una minúscula cae enferma (rara vez, muy, muy rara vez) debe acudir al grafólogo para que analice su letra y su psique y así detectar los posibles trastornos que la pequeña pueda estar sufriendo.

El procedimiento en estos casos es el siguiente: la minúscula llegará al despacho del grafólogo titulado con tres cuartos de hora de antelación y esperará pacientemente en la sala adecuada para tal fin; aprovechará este rato para practicar una letra bonita y clara en su cuaderno de dibujo.
Llegada la hora, entrará al despacho en el que el titulado ya se habrá escondido tras el biombo para no influir en su letra (quiero decir en la letra con la que ésta escribe). Tras las presentaciones y saludos de rigor, saludos que la minúscula realizará ante el espejo sacando la lengua por lo menos tres veces, la pequeña cogerá un papel y escribirá el texto más profundo que se le ocurra, para impresionar al grafólogo y así obtener un diagnóstico favorable, cosa que sin duda sucederá.

Así transcurren las visitas ordinarias al grafólogo en lo que a minúsculas se refiere. Las mayúsculas, en cambio, tienen muchas más complicaciones: con tantas responsabilidades que tienen, con ese ritmo de vida, se dan muchos casos de graphofobia* entre ellas.

*miedo a la escritura

5 comentarios:

  1. Lo malo de esos grafólogos es que, encima, se creerán con derecho de escudriñar todo lo que las minúsculas pretenden dejar ver. Malditos cotillas.
    Besos admirados

    ResponderEliminar
  2. Me gusta eso del saludo mirándose al espejo y sacando la lengua.. ¿Quién no lo ha hecho alguna vez?

    Besitos

    La niña viajera

    ResponderEliminar
  3. Supongo que, temblorosas, se pondrán sus mejores galas y sacarán todo su arsenal cautivador.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor me equivoco pero ¿hoy no es el cumple de Aminúscula?

    ResponderEliminar
  5. No te equivocas, Tanhäuser, hoy una minúscula cumple años, justo entraba yo a escribir sobre ello.
    Gracias por acordarte, me has enternecido (¡oh, Dios mío, una minúscula enternecida, esto suena a lagrimones y mocos!)

    ResponderEliminar