FARaNDULERAS


Muchos de los lectores de este blog (o de cualquier otro) se preguntarán por qué ya no podemos ver películas subtituladas en nuestros cines habituales.
Me corresponde contestar a esta pregunta, puesto que los subtítulos no son más una hilera de letras, la mayoría minúsculas.

Pocos saben (aunque a partir de ahora ya muchos sabrán) que las letras de los subtítulos, incluidas las mayúsculas, son letras de la farándula y que su juego (algo tonto, dicha sea la verdad) consiste en interpretar las mismas escenas que los actores humanos, aunque en la parte baja de la pantalla.
Bueno, es solo una curiosidad, de lo que iba a hablaros es de su desaparición de los cines. Allá voy.

La verdad es que no se sabe si es por iniciativa propia o si lo tienen prohibido, lo que sí se sabe es el motivo de su ausencia: las minúsculas son tan sensibles con las películas románticas (y en todas las películas hay al menos un romance) que interrumpen su juego actoral en mitad de la escena, rompiendo a llorar y llorar hasta llenar la pantalla de lágrimas y mocos, echando a perder la cinta en la que están escritas.

Con sólo imaginar el desastre en "Lo que el viento se llevó", o en "Los puentes de Madison", en "Titanic" o muchas otras por el estilo... se puede comprender la absoluta eliminación de las pequeñas actrices espontaneas ¿verdad?

22 comentarios:

  1. jajajajajaaaa
    eres una minúscula genial
    ¡eres genial!
    y son geniales tus ilustraciones
    y tus historias

    Beso!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto.
    Además en las películas aburridas roncan muchísimo y no dejan escuchar nada. En las de adolescentes llenan la pantalla de humo con sus recién estrenados cigarrillos. Y en una que otra de terror...hasta he visto salpicaduras de sangre.

    Es que son como niñas.

    ResponderEliminar
  3. Imagino el lío en una película de gangsters. Las minúsculas llorando por el romance, mientras ellos se matan a tiros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Les he cogido un cariño a las minúsculas..que ni te cuento !
    -creo que yo misma, soy una minúscula-

    Cariños de alcachofa

    ResponderEliminar
  5. Bueno....con la de bodrios que vemos, en algunos casos es una bendición para las minúsculas no hacer acto de presencia...

    ResponderEliminar
  6. en general las letras se atreven ellas a un montón de cosas que uno mismo no haría, y traen
    amor

    ResponderEliminar
  7. Pues soy requeteminúscula porque lloro con casi todas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. mas que bueno, super bueno.
    te dejo un abrazo y nos seguimos viendo

    ResponderEliminar
  9. ....jajaja...nunca se me había ocurrido verlo así...mira¡¡ me has hecho reír.
    ...pero cuanta razón tienes....

    ResponderEliminar
  10. Creo que me siento una minúscula total,no puedo evitarlo ;ainsss,es que una es tan sentimental que mejor no ser protagonista,sino pasar desapercibida...
    Besitos.Me encantan tus dibujos,amiga.

    ResponderEliminar
  11. Yo he llegado a soñar subtitulado, con eso te lo digo todo

    ResponderEliminar
  12. Hay que transformarlas en letras insensible al amor y a los demás sentimientos, si queremos recuperar el cine subtitulado, aunque no sé yo si merecrá la pena.
    Genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. jajajaaa.. Qué buenoooo. Me imagino las pobres letras a moco tendido en alguna de esas películas y alguna otra.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Esta dificil la cosa, más aún teniendo en cuenta lo cualficadas que están estas minúsculas que lo mismo saben francés, que inglés, japones, etc

    ¿A dónde van a ir ahora?

    Salud

    ResponderEliminar
  15. ¿Has pensado que a lo mejor les va bien en el teatro?
    Las minúsculas allí siempre parecen mayúsculas.
    No se nota nadita la diferencia.

    ResponderEliminar
  16. Siendo faranduleras, a las minúsculas les corresponde aparecer en las comedias. Es lógico que se entristezcan en los dramas y se les escape alguna lagrimilla.

    Cada dibujo supera al anterior, las ilustraciones son muy buenas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. mi reino por una minuscula
    lo que la minuscula se llevo
    o por quien doblan las minusculas, ama los subtitulos y vivo entre sus espacios.
    Me encantó tu relato y un apunte..Papillón leido gana más que en la película.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. me gustan los subtitulos porque mis ojos aman las letras y mis oidos no soportan las traducciones con fuertes acentos, voto entonces por las máximas pequenas protagonistas. un beso

    ResponderEliminar
  19. Puffff, como lloren tanto como yo con los Puentes de Madison, no es que inunden la pantalla, allá va la sala a tomar viento. Menudo peligro tengo cuando me da la llorera.

    Es una pena que las minúsculas abandonen el mundo de la farándula, ahora tendremos que aguantar a los famosetes haciendo doblajes que dan ganas de... digamos llorar...

    ResponderEliminar
  20. Las minúsculas siempre pueden venir a Imagina a bailar Reggaeton.

    ResponderEliminar
  21. Y qué me dices de cuando tienen que subtitular una película de esas que clasiican para mayores de 18 años. ¿No se hacen un montón de preguntas? En su santa inocencia, ¿qué piensan? Uff, pobrecillas, qué mal rato deben pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Minúscula, femenino, singular. Casi que las comprendo, pobrecitas. Al fin y al cabo, todas las fémeninas, o féminas (que también sirve para la ocasión) hemos sido educadas en y para lo mismo. ¿Cómo sustraerse a las nocivas influencias de Blanca Nieves, Cenicienta o La Bella y la Bestia?

    ResponderEliminar