TROTaMUNDOS

Cuando una minúscula quiere salir del diccionario en que se encuentra encerrada, dentro de una palabra estíctamente definida, tiene que hacer verdaderos milagros para escapar (las minúsculas entristecen hasta tal punto al sentirse encerradas y estríctamente definidas que podrían incluso perecer).

En su desesperación (y pese a la asumida insignificancia que la caracteriza) la minúscula puede desear convertirse en superstar. Su desproporcionada imaginación la llevará a creer que, una vez lograda la admiración de tres o cuatro fans, se verá retratada en un sello postal como ocurre con los personajes más importantes. Piensa* que sobre ese pequeño trocito de papel (al que ella llama ingenuamente "alfombra mágica") vivirá como una trotamundos, libre como siempre soñó ser.


* en fin, todo lo que el verbo "pensar" pueda aplicarse a una minúscula

19 comentarios:

  1. Magníficas reflexiones. Propias de una A de caja alta, versal y superlativa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que si hay una minúscula presumida, más que ninguna, tiene que ser la i; y la I no le llega ni a la suela de los zapatos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Salen del diccionario para insertarse en un poema.
    ¡Y qué belleza encontrarlas allí!
    :)

    Un beso, querida aminúsculA

    ResponderEliminar
  4. Me haces sentir tanto cariño por las minúsculas, que me provoca protegerlas a todas!!. ¡Qué horror, la alfombraroja! Y esa pobrecita minúscula rodea de paparazzis. Ni me lo quiero imaginar.
    ESTE BLOG ME ENCANTA. Ya le agarré un cariño horrible a las minúsculas. Ya no puedo vivir sin ellas.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Dios mio, todo un mundo de minúsculas !..y los dibujos son tuyos, no?..es un blog doblemente trabajado. Se me ha girado trabajo, me voy a leer como viven o sobreviven un montón de minúsculas... :-)

    Saludos de alcachofa

    ResponderEliminar
  6. Estas minúsculas acabaran en mayusculas de puro superdotadas...

    Un beso,
    Hilda

    ResponderEliminar
  7. Es que las etiquetas y las definiciones a veces desesperan hasta el punto de imaginarnos alfombras magicas. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Lo bueno es que creen en la libertad y con mayor o menor éxito la buscan, sacan los pies del tiesto...

    Un besito

    ResponderEliminar
  9. Salen del diccionario para quedar retratadas en tus bellas imágenes, siendo las protagonistas de tus historias.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Cortazar afirmaba que el diccionario era un cementerio...con todas las maravillas que uno puede encontrar en sus espacios...tu post ha algrado este día

    ResponderEliminar
  11. Nada hay minúsculo si esconde sonidos...

    ResponderEliminar
  12. ...las buenas esencias se guardan en tarros pequeños...dile de mi parte, que hace muy bien, en querer darse un paseito, fuera del diccionario.;)

    ResponderEliminar
  13. Cuantísimo me solidarizo con esa minúscula, por la desbordante imaginación, más que nada. Y porque soñar es gratis y, a mayores, bastante beneficioso para la salud. Y porque sentirse encerrada es de lo peor que hay.

    ResponderEliminar
  14. la belleza de lo pequeño, de las minúsculas... Besos!

    ResponderEliminar
  15. ¿Qué piensa una amnúscula sobre el tapón de corcho?

    ResponderEliminar
  16. Pobres minúsculas. Seguro que no saben que eso de escribir cartas ya no se estila y que, por tanto, si apareciesen en un sello, quedarían recluídas en el álbum de algún coleccionista o lo que es peor, envueltas en algún escándalo financiero.
    Es lo que tú dices. Santa Inocencia.
    Besos mayúsculos

    ResponderEliminar
  17. En breve, Imagina, escribiré un post sobre ello, con mucho gusto.

    Un besito

    ResponderEliminar
  18. En cierta medida todos necesitamos un trocito de papel con el que volar hacia nuestros sueños.

    Salud

    ResponderEliminar
  19. Demasiado profundo para mi!
    Saludos

    ResponderEliminar