INSIGNIFICaNTES


Muchas veces las minúsculas pierden la conciencia de su condición (insignificante) y se ponen a sí mismas en situaciones que no hacen más que evidenciar lo ridículo de sus aspiraciones (las más íntimas).

Puede ocurrir facilmente, por ejemplo, que una minúscula se abalance con la manita tendida en un efusivo saludo a... cualquier mayúscula importante (o archirequeteimportante) a la que sólo conoce, por ejemplo, de un concierto funk (a las minúsculas les gusta el funk, aunque no sabrían distinguirlo de las demás músicas) visto en la tele el domingo por la tarde.
Se abalanza con su manita confiada (ni siquiera pide un autógrafo cómo muestra de admiración y humildad) ...cree que su amiga se alegrará de verla, que la abrazará y la levantará por los aires...

Y entonces... sí, la levantan por los aires (aunque no en un abrazo) unas enormes mayúsculas en forma de "T" (de "terrible" o de "terrorífico").

Al menos esto puede espantarlas por un tiempo, ya que su mínimo sentido del ridículo no lo lograría jamás. Si por las bobas fuera, se abalanzarían sobre cualquier letra, no sólo vista en la televisión o en el cine, sino también sobre cualquiera que se hubiera cruzado con ella en el supermercado por segunda vez. Incluso sobre la cajera del super, sí.

Bochornosas situaciones, sin duda, que sólo pueden hacer que una minúscula siga siendo minúscula de por vida.

6 comentarios:

  1. Las minúsculas son espontáneas, tiernas, generosas, amables (dignas de amor).
    No sabe una mayúscula estirada lo que se pierde por no ser capaz de estar a la altura de la categoría personal de las minúsculas.
    A esta minúscula, ya se la echaba muchísimo de menos. Es una alegría volver a verla. Y estoy segura de que nadie echaría de menos a una pobre mayúscula, enhiesta, fría, estirada.
    Un abrazo cariñoso, querida minúsculA

    ResponderEliminar
  2. Como que no soy mayúscula y mucho menos archirequeteimportante, estoy que me muero de alegría de que cierta minúscula ("a" para más datos) se haya dado una vuelta por aquí. Y aunque no sea la cajera la súper, un servidor le da un gran abrazo y le dice que la hemos echado de menos un montón. Que nos ha tenido muy solitos y descuidados.

    ResponderEliminar
  3. Se me ha venido a la cabeza una frase que siempre decía (decía, porque se murió en el año 96) uno de mis amigos de juventud, que encuentro perfectamente aplicable a las mayúsculas: "Quisiera ser más alta, pa ser más tonta".

    ResponderEliminar
  4. Ahora que lo dices, la t de mi teclado está rara, cada vez sale menos, se queda atrás, no ocupa su sitio... sólo la minúscula... ¿estará acomplejada o sufriendo mobing de la T? Investigo ya.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. !Que alegría volver a leerte!.

    Me quedo con las minúsculas: son más rebeldes, curiosas y les gusta jugar. Están llenas de vida, y eso les hace desenfadadas.

    ¿La T?: es Terrible, fría como Témpano, Tenebrosa...

    Salud

    ResponderEliminar
  6. Las minúsculas son naturales y sencillas. Sería raro que considerasen actitudes que ellas nos son capaces de tener.

    Lo mejor de alguien sencillo y natural, es precisamente que no sabe que lo es; para mí ahí radica el encanto.

    Un besito, ami. Te he echado de menos

    ResponderEliminar