DIFERENCIaS

Nada tan doloroso como las diferencias para una minúscula, pero, pese a todo, entre las mismas minúsculas también existen. Hay minusculas impresas, las hay en pantalla (en pantalla más grande o más pequeña, pantalla plana o en absoluto.... etc.) y, lo peor, las hay escritas a mano.

Estas últimas, pobrecillas, son las menos afortunadas de todo el abecedario. Casi siempre acaban rotas en la basura. Sí, sí, rotas, partidas por la mitad o con una patita de menos: nadie se fija por donde desgarra el papel que está a punto de tirar, nadie se molesta en doblarlo cuidadosamente, con las letritas hacia adentro para evitarles un sufrimiento innecesario... su vida es poco más que la lista de la compra y dura lo que pueda tardar un humano en ir al supermercado ¿quien iba a molestarse?
Cierto que de estas letras "artesanales" (ejem... no siempre merecen el nombre de "caligráficas", reconozcámoslo) unas pocas se salvan por estar en un diario personal, en el bloc de notas de algún pretendiente a escritor o por pertenecer al nombre de alguna mujer amada (éstas suelen estar escritas en servilletas de bar y gozar de la compañía de algunos números en fila; de las letras escritas a mano, ellas son las más afortunadas... y puede que sean las más afortunadas de todas las minúsculas que han sido escritas alguna vez...).
Pero, lo dicho, son excepciones que no hacen la regla, sin duda.

Rara vez se encuentra una minúscula con otra de diferente clase, sólo si la amada y sus números son guardados entre las páginas de un libro, si alguien toma sus apuntes en las hojas del tomo prestado de la biblioteca, si se pega un postit en la pantalla del ordenador... en resumen, casualidades extraordinarias.
Pero siempre que estas casualidades suceden, las minúsculas acaban intercambiando sus dibujos favoritos cómo prueba de hermandad. Poco más pueden hacer las pequeñitas.

13 comentarios:

  1. Ay qué angustia, con lo que me gustaba romper con saña hojas y hojas de apuntes, hacerlas trizas...
    Me has tocado el corazón... y encima, tampoco tengo donde ponerme el lazo que tanto me gusta.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Rara donde las haya, yo. A mi me gustan las escritas a mano.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues ahora, leyéndote, me pregunto qué sentirán las adorables minúsculas cuando las meten en esas máquinas que destruyen papel y hacen unos pedacitos más minúsculos que las propias minúsculas... Aaaayyyyy!!! Snif!!!

    Besitos preciosa.

    P.D. Me voy unos días. Hasta la vuelta...

    ResponderEliminar
  4. Para mi que lo que diferencia a las calígrafas o manuscritas de las demás es su delicadeza, el alma que contiene cada uno de sus trazos, y lo efímero de su vida tal y como tu explicas.

    Igual eso es lo que nos hace sentirmos más identificados con ellas.

    ResponderEliminar
  5. y qué me dices de las que escriben en la arena. pobrecillas, más que ahogadas, desaparecen sepultadas o pisoteadas por algún graciosillo aprendiz a jugador de tenis.

    ResponderEliminar
  6. Oye....que no todas son tan tiernas, recuerda la letra de cambio y pagaré, lo malisimas que eran...


    Culturilla " Cuentame"...creo que cayeron en desuso....


    Un beso,
    Ofelia

    ResponderEliminar
  7. mmmm pues hay algo más... sólo ellas, "ellas", las preciosas minúsculas manuscritas, tienen su propia personalidad. La grafología no quiere saber nada de minúsculas tipografiadas. Dice que son todas iguales las escriba quien las escriba, ya ve usted...

    beso!

    ResponderEliminar
  8. tadinhas de las minusculas :)
    yaya

    abrazo

    ResponderEliminar
  9. COMENTARIO COMÚN PARA QUE LA AUSENCIA NO IMPLIQUE EL OLVIDO: Mucho tiempo sin pasearme descalza y con el alma entre los dedos por este camino... No por ello dejé las palabras encerradas, o cubiertas bajo pañuelos.
    Llueve sobre todos los rincones de la ciudad, de esa maravilla cristalina siempre quisieron asomar rayos de devoción de inspiración.
    Muchas casas sin pisar, muchas palabras sin llevarme cada día por los senderos, pero muchos recuerdos vuestros... de conclusiones efímeras y certeras, de entretiempos, de lágrimas sobre los labios y sonrisas por los bolsillos, de paraguas sonrientes y lunas que nunca dejaron esconderse a la salida del sol.
    La escritura siempre en vela. ¡Te recuerdo!
    Un besoooote en espiral!! :)

    ResponderEliminar
  10. cuanto mas ya sabemos de las minusculas apertir de este escrito.como no hacerse amigos ahora tambien de las manuscritas?

    Un beso cronopial y cronopiero.

    ResponderEliminar
  11. Ya quedan pocas sí, de las minúsculas escritas a mano, pero a mí aún me gustan y, escritas con pluma estilográfica mucho más...
    Bicos

    ResponderEliminar
  12. Te echamos de menos, ¿sabes? Demasiados días sin saber de ti. ¿Todo bien?

    ResponderEliminar
  13. Precioso... y el penúltimo párrafo es genial.
    Un besote
    Jaumenet

    ResponderEliminar