MALAS PULGaS


Alguna vez las minúsculas debieron oír que las mayúsculas tienen malas pulgas y, con su consabida simpleza, creyeron en ello al pie de la letra... ejem... bueno, ya me entendéis... Creyeron que ello era tan cierto cómo que ellas son minúsculas y así lo transmitieron a sus desciendientes. De ahí que las minúsculas nunca vayan al circo: no se fían ni de las pulgas amaestradas.

10 comentarios:

  1. ¡claro! amaestradas es muchísimo peor!!

    jajajaja
    en realidad, unas y otras, en lo más íntimo, se rinden ante la sonrisa franca y abierta de una minúscula.

    :)

    ResponderEliminar
  2. Me parece a mi que, por muy malvadas que se pinten las mayúsculas, el problema está en que las minúsculas no conocen hasta donde llegan sus posibilidades de lucha y defensa... ;)
    Besillos ami!

    ResponderEliminar
  3. Llegarán a formar las minúsculas un sindicato encabezado por vírgula para defenderse de las malas pulgas?

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. WOW... impresionante, una enseñanza en una historia tan linda e inocente, llena de fantasía.. Sin saber la verdad tantas veces decimos tanto....

    Un fuerte abrazo amiga, y extraño tu honorable presencia por mi blog...

    Que estés bien

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Uich!!! :-)

    Un besito, ami

    ResponderEliminar
  6. Y es que las pulgas, mientras más lejos, mejor...

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Es que contra más superiro e importante se sienten más malas pulgas les crecen.

    Besos muchos

    ResponderEliminar
  8. Muy orginal ...traere cola sin duda...
    SALUDOS...

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, sin lugar a duda he soltado una rica sonrisa, muy simpatico y lleno de verdad tu post :)

    Un abrazo grande.

    ;o)

    ResponderEliminar