UN GRANITO DE aRENA

Las normas gramaticales lo dicen bien claro: las mayúsculas sólo pueden ir a la cabeza, jamás a la cola. También dicen (aunque esto nunca se menciona de forma clara en clase de gramática, debe ser una norma gramatical tabú) que las mayúsculas se ocupan de las grandes cosas, mientras que la minúsculas se ocupan de las pequeñeces.

En un intento desesperado de atenuar su insignificancia, las pequeñas inventaron aquello del granito de arena (por cierto, la medida del granito de arena no es por casualidad, sino porque es el peso máximo que puede mover una minúscula, incluso una minúscula atlética), aunque no engañan a nadie...

Eficaces y conscientes de ello, las mayúsculas no necesitan inventar expresiones de ningún tipo: no mueven un dedo si con ello no van a cambiar "el mundo" y así obtener eterno agradecimiento de minúsculas y otra gentuza. Aprovechan mejor su energía, por supuesto.

7 comentarios:

  1. Puede que las mayúsculas se atribuyan muchos logros, a los que solo llegan justo a tiempo pa hacerse la foto al cortar el lacito de inauguración... pero no queda duda de que es la constancia en los pequeños detalles la que logra las grandes cosas...

    ResponderEliminar
  2. De granito en granito se forman los grandes desiertos, las grandes playas...

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues yo pienso que el mundo y la vida está llena de cosas pequeñas y si no fuera por las minúsculas ¿Quién se ocuparía de ellas? Me da miedo pensar en que sólo hubiera grandes cosas, grandes hazañas, un mundo de gigantes que todo lo saben ¿qué quedaría por aprender?...

    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Coincido con lo que dice Noa. Y acerca de que las mayúsculas se dedican a cambiar el mundo a través de sus grandes hazañas, es comprensible que por eso mismo el mundo está como está. No creo que las mayúsculas aprovechen mejor su energía. Realmente viven de su status privilegiado, y la energía la derivan, en gran medida, vampirizando el esfuerzo que realizan las minúsculas. Las minúsculas no son santas, pero en términos generales sí son muy trabajadoras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me empieza a parecer que va a ser necesario comenzar a saltarse las normas, y comenzar con minúsculas despues de los puntos. No va a quedar más remedio visto que las mayúsculas no van a cambiar el mundo.
    Besazos

    ResponderEliminar
  6. pues yo siempre escribo tu nombre así...
    aminúsculA
    :-)

    Besitos, aminúsculA guapa

    (ah del castillo!!!)

    ResponderEliminar
  7. Sí, las y los minúsculos, como tú, son los que a fin de cuentas hacen girar, mover, cambiar, lucir, evolucionar al mundo (Aunque los y las MAYÚSCUL@s se lleven la gloria ¡y la riqueza!)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar