MINIMINÚSCULaS

Es preciso insistir en un hecho: las minúsculas son minúsculas, cómo su propio nombre indica. Son minúsculas en tamaño, lo son en sus necesidades, pero sobretodo son minusculísimas en sus exigencias y peticiones hacia los demás.
Por eso, cuando sus deseos pasan desapercibidos ante las mayúsculas, debemos pensar que tal vez sea por la pequeñez de sus peticiones y no por la maldad que tan frecuentemente se atribuye a las grandes letras.

(Nota: dicen las malas lenguas que una minúscula intentó hacerse oír hace ya tiempo y expresó sus deseos en voz bien alta; dicen que estaba loca la pobre)

17 comentarios:

  1. De escarmentados salen los aprendidos o algo así creo que ees

    P.D.La R es estupenda.

    ResponderEliminar
  2. Mi impresión es que la culpa de todo es de las mayúsculas, porque sólo se escuchan a sí mismas. Habrá excepciones, claro, pero estas habrá que verlas. Además, simpre se ha sabido que a la minúscula que se les ponga por delante, la vuelven loca. Por eso hay muchas minusculas que andan con paréntesis, que son para ellas auténticas camisas de fuerza. Toda una injusticia, claro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Igual no es que las minúsculas tengan menos necesidades, si no que saben hacer una fiesta de los pequeños detalles... :)

    ResponderEliminar
  4. ¡minúsculas al poder!
    el día menos pensado se va a formar la "revolución de las minúsculas".
    Mayúsculas, temblad!.
    :-)
    Besooooooooooossssssss

    ResponderEliminar
  5. ¿Será que las mayúsculas no aprecian lo sutil?. Para mí que algo de eso hay...

    Un besito

    ResponderEliminar
  6. pues a mí me parecen muy chulas las minúsculas

    ResponderEliminar
  7. Y que ocurre cuando crecen las minúsculas...o con las tipo mayúscula, o con las mayúsculas encanijadas....glups!

    ResponderEliminar
  8. oye...pues yo diría que los deseos de las minúsculas suelen ser los más grandes, los más profundos...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Dicen también que las peticiones más pequeñitas o en voz más baja suelen ser las más coherentes y vivaces... Dicen que el que mucho grita y abarca no sabe alimentarse de la dulzura desprendida por lo ínfimo.
    Dicen... o quizá digo, que las minúsculas son tan entrañables, que es más lindo acercártela al oído y saborear de su susurro que la sencillez de la caridad de una mayúscula.

    Un besote en espiral!!! (cada día disfruto más con tu blog)

    ResponderEliminar
  10. Pues las minúsculas se van a hartar un día de que no les hahan caso en sus pequeñas minuscunilidades, y ese día se van a poner cursivas y se va a formar un lio mayúsculo.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, Gabi, yo cursiva no me he puesto nunca, pero negrita sí, a veces me pongo negrita con tanta injusticia.

    (No puedo entrar en tu página, bitacoras.com debe estar de bajón otra vez... mañana lo vuelvo a intentar)

    ResponderEliminar
  12. Observa cuando puedas este artículo sobre "La guerra de las mayúsculas":

    http://barrapunto.com/article.pl?sid=06/08/17/192201

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hormiguita, he sentido miedo... Cuando los humanos hablan de eliminar, sea la especie que fuera, me echo a temblar... Espero que las pobres mayúsculas (con sus cualidades y defectos) se salven de la pena de muerte (o la exterminación... aish...) y espero que las minúsculas nunca caigamos mal a los humanos... Brrr..

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola!

    Esta es mi primer visita y he quedado facinada con tu blog, educativo, lindo y muy original.

    Te leo, un abrazo Mayúsculo!!

    ResponderEliminar
  15. Estaba loca seguro, lo cual me parece estupendo.

    Todos los besos

    ResponderEliminar
  16. Estoy de acuerdo con lo que anotas, aMinúscula. Parece que algunos en este mundo creen que los problemas se resuelven "eliminando" y "borrando". Apoyaremos a las mayúsculas en este trance.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Puede que la minísculas tengan deseos y necesidades pero no se atrevan a expresarlas, sientes que no se lo merecen.

    ResponderEliminar