LA TRaNSFORMACIÓN

Pese a que todas las letras nacen minúsculas, allá por el tercer párrafo de sus vidas algunas empiezan a sentir deseos de ser mayúsculas, convencidas cómo están de que ellas poseen el secreto de la felicidad.

No siempre es fácil lograr la transformación, de hecho las minúsculas nacidas en libros de bolsillo, en ediciones rústicas... lo tienen francamente difícil. De ahí que muchas de ellas hagan (o sueñen con hacer) un pacto con el diablo... ejem... un pacto: por el módico precio de la intimidad y la dignidad, cualquier minúscula se puede convertir en mayúscula de la noche a la mañana, siempre y cuando supere el casting (creo que hay que tener mal carácter, mala educación y muchas miserias que ocultar... o al menos aparentar tener todo esto).

Años y libros después, la minúscula vuelve a ser lo que era, un poco más vapuleada tal vez.

9 comentarios:

  1. Qué pena ser minúscula disfrazada de mayúscula ¿verdad?

    Oye, aminúsculA! que me ha encantado la vírgula filósofa!!! jajajajaa
    esta vírgula es realmente genial.

    Besito!

    ResponderEliminar
  2. Oye, ami...Yo creo que ser mayúscula requiere un esfuerzo tremendo... Para ser mayúscula hay que pagar un alto precio: Ir en contra de la propia naturaleza, poner cara de cordero a medio degollar, no salirse del redil... Alimentar la autoimportancia... Pufff!!! Eso es muy cansado...

    Besos a las dos

    ResponderEliminar
  3. Vaa...una minuscula intentando ser mayuscula....eso, es presión social¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. chapeau!!! (se escribe así?)..me encanta la línea, el pretexto, el hilo que inventaste para hablar de las cosas, de los caminos, de los comportamientos...resulta verdaderamente ingenioso, corrosivamente y aparentemente ingenuo...de verdad enhorabuena...es un placer pasar por aquí.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Seguramente algunas minúsculas caen en ese error a causa de la propaganda sistemática de las mayúsculas. Supongo que después muchas minúsculas necesitarán terapia y programas de autoayuda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. De pequeña leí una frase que me encantó... sólo los peces muertos siguen la corriente del río
    Besos! :)

    ResponderEliminar
  7. Y cuantas más miserias mucho mejor, antes pasan a Mayúsculas. Pero son mayúsculas con pies de barro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Las minúsculas deberían aprender a disfrutar de su condición. Luego ya vapuleadas, quizás queden algo resentidas:-).

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Los cronopios no son cualquier cosa, las minúsculas tampoco. A Cortázar le gustarían.

    ResponderEliminar